Web Analytics Made Easy - StatCounter

Una madre echó de casa a su hijo gay tras salir del armario, y su abuelo la deshereda con una elocuente carta

A pesar de que estamos en 2019 y la comunidad LGBTQ está visibilizada e integrada en muchas sociedades, aún hay mucha intolerancia que superar. Y aunque muchas veces creamos que está yendo a mejor, la verdad es que no nos podemos dormir en los laureles.

Según el informe anual sobre Aceleración de la Aceptación que realiza GLAAD, el numero de americanos entre 18 y 34 años que se sienten cómodos tratando con gente LGBTQ, ha bajado de un 63% a un 45% en 2018. Algo que es sin duda alarmante, considerando que las jóvenes generaciones suelen ser más abiertas de mente que sus padres.

De acuerdo con estas estadísticas, junto al 36% de jóvenes que se sentirían muy incómodos al saber que alguien de su familia es LGBTQ, lo de “salir del armario” es aún una experiencia difícil para muchos. Si no puedes contar con el apoyo de tu propia familia, ¿qué te queda?

De hecho, en algunas ocasiones son las generaciones más mayores las que son más capaces de demostrar tolerancia y aceptación. Una carta escrita a mano, que se volvió viral originalmente en 2013, es de un abuelo que demostró a su hija lo que significa querer a alguien incondicionalmente.

Chad tomó la valiente decisión de decirle a su madre Christine que era gay, pero ella le rechazó cruelmente, llamándolo “abominación contra natura”. ¿Imaginas algo peor que tu propia madre te diga algo así?

Sin embargo, Chad encontró un increíble aliado en su abuelo. Dio la cara por él, y de forma ingeniosa hizo saber a Christine sobre su terrible comportamiento.

“Querida Christine: Me has decepcionado como hija. Tienes razón en que hay algo vergonzoso en la familia, pero te equivocas sobre lo que és. La verdadera abominación es echar a Chad de casa sencillamente por decirte que es gay. Un padre echando a su hijo es lo que realmente va “contra natura”.

“Lo único inteligente que te he visto decir es que “no criaste a tu hijo para que fuera gay”. Pues claro que no, él ha nacido así y no lo ha elegido, igual que ser zurdo. Tú, sin embargo, has elegido ser dañina y estrecha de mente.”

“Así que, como estamos en esto de desheredar a los hijos, aprovecharé el momento para despedirme de ti. Ahora tengo un fabuloso nieto que criar y no tengo tiempo para una hija sin corazón.”

“Si lo encuentras, llámanos.”

Una respuesta perfecta que la gente ha estado reflotando desde entonces. En estos tiempos en los que la aceptación parece disminuir, resulta relevante e importante como nunca.

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros?

Fuente