blogger statistics

Según un estudio, ser una mujer gritona puede ser mejor para tu salud

Controlar las emociones a veces parece algo complicado. Pero lo cierto es que en algunas ocasiones es necesario aplacarlas. Esos momentos en los que necesitamos guardar silencio y mantener la calma, para que las emociones no afecten nuestras relaciones personales.

Sin embargo, a veces lo que va a permitirnos conservar esas relaciones es precisamente hablar, gritar y expresarnos. De esta manera, podemos sacar todos nuestros sentimientos del interior y adquirir una nueva perspectiva de una situación. Pero hay otra cosa indudable: ambas acciones pueden tener efectos significativos en tu salud.

De acuerdo con un estudio, subir el volumen de nuestra voz a veces no es tan mala idea después de todo.

Autosilencio.

El autosilencio es un comportamiento que se escoge cuando hay miedo a expresar las verdaderas emociones. Esto se debe a que, al externarlas de manera adecuada, existe el miedo de que puedan afectar de cierta manera nuestra conexión con las personas cercana. Puede ser familia, amigos o colaboradores, el riesgo a que generen algún desacuerdo y causen una discusión o incluso la ruptura de las relaciones, a veces nos supera.

Un estudio aplicado a más de 300 mujeres.

La Sociedad Norteamericana de Menopausia realizó un estudio en el que se evaluó a 304 mujeres casadas en períodos posteriores o cercanos a la menopausia. Estas mujeres reportaron experimentar ciertas situaciones en las que debían anteponer las necesidades de otros a las suyas, y optaban por autosilenciarse para evitar dañar la relación.

Esta forma de comportamiento coincidía con la incidencia en padecimientos como el estreñimiento, aumento de colesterol, depresión y obesidad.

Más gritos, menos estrés.

Otro de los factores que se evaluaron fue la frecuencia con la que tenían explosiones de ira o euforia. Es decir, las ocasiones en las que eran capaces de dejar salir sus emociones elevando el volumen de su voz y diciendo con palabras lo que les hacía sentir frustración.

Resultó que las mujeres que más recurrían a estos comportamientos registraban un estado de salud mejor que el de las que no lo hacían. Sin mencionar los beneficios a nivel psicológico, ya que evitan la represión de estos estados emotivos.

Ocultar emociones tiene consecuencias físicas.

Mantener una actitud superficial de alegría y tranquilidad no significa necesariamente que este estado sea una realidad. También puede ser un comportamiento relacionado con una mayor sensibilidad al rechazo.

Por lo tanto, se trata de un estado de alerta permanente que dispara los niveles de estrés asociados a la disminución de la esperanza de vida, tanto en hombres como en mujeres de todo el mundo. Es posible que aumente la presión arterial y la glucosa, por lo que crecen las posibilidades de tener padecimientos cardiovasculares.

Exprésate de manera saludable.

A pesar de que levantar la voz de vez en cuando puede ser liberador para dejar salir las emociones negativas, también debemos considerar que estos estados pueden provocar que se digan cosas que no precisamente constructivas. En otro estudio llevado a cabo con pacientes, las mujeres estudiadas presentaron ciertas mejorías al expresar sus emociones abiertamente… pero este progreso se veía frenado cuando los sentimientos negativos eran predominantes.

Por ese motivo, recomendamos tener siempre presente que el respeto hacia ti y hacia los que te rodean es de gran importancia para mantener lazos saludables con el entorno.

¿Qué otras formas utilizas tú para comunicar los sentimientos? ¿Cómo cambiarías tu manera de expresarte para mejorar tus relaciones?

Fuente