blogger statistics

Salen a la luz las imágenes que demostrarían la separación de Eva González y Cayetano Rivera

Todo ocurrió el pasado miércoles día 4 de diciembre, cuando vieron la luz las polémicas fotos del torero Cayetano Rivera Ordóñez junto a una hasta entonces desconocida Karelys Rodríguez. dando un paseo por el barrio londinense de Westminster. Las imágenes, supuestamente sacadas días después de su aniversario de boda con Eva González y del cumpleaños de su esposa, despertaron un espectacular revuelo del cual el torero anunció que se defenderá en los tribunales.

Antes de eso, hubo una información de Sálvame en la que se habló de una supuesta infidelidad en una de las parejas más conocidas de este país. La cosa podría haber quedado ahí, si no fuera por un descuido de Kiko Matamoros que acabó rebelando que el supuesto infiel podía ser Rivera.

A pesar de la amenaza de acciones legales, cada vez hay más evidencias los que salen a la luz sobre la posible mala relación que existe entre el matrimonio.

Para alejarse de la polémica que les rodea, se marcharon a pasar unos días a Sevilla. Sin embargo, en vez de pasarlos en familia, cada uno fue por su lado: Cayetano acudió solo a la boda de uno de sus mejores amigos, mientras que Eva viajó, también en solitario, hasta París. Allí disfrutó de un concierto de su amiga Vanesa Martín.

Aunque la presentadora de La Voz afirmó que ese viaje ya lo tenía planeado desde hacía mucho tiempo, en Socialité sacaron a la luz más pruebas que apuntarían a una posible separación de la pareja.

1576339575756

Por ejemplo, al regresar a Madrid ambos acudieron por separado al centro médico para una revisión rutinaria de su hijo Cayetano Jr. Primero entró el torero con el bebé en brazos, y al rato lo hizo la presentadora. El dato parece menos importante si luego nos fijamos en que ella acude al parking a recoger el coche mientras los dos le esperan en la puerta.

Pero, tal y como ha apuntó el programa presentado por María Patiño y se puede ver en el vídeo, Eva arrancó el coche sin que ni siquiera le hubiera dado tiempo a abrocharse el cinturón, ni a él ni a su hijo. Probablemente lo hiciera para alejarse rápidamente de los paparazzis, pero evidencia hasta qué punto los ánimos están tensos en la familia Rivera González.

De momento ninguno de los dos se ha pronunciado al respecto, y ambos están centrados en seguir viendo crecer a su pequeño Cayetano, que es la alegría de sus vidas.

Fuente