No se ha confirmado que en su móvil hubiera sangre. Giro en el caso de Pablo Sierra, su familia cree ahora que está vivo y en Portugal

Giro en la desaparición de Pablo.

Pablo Sierra desapareció el pasado jueves día 2. Desde que se denunció su desaparición, se creó un dispositivo de búsqueda que trata de dar con el paradero de este estudiante de medicina de tan solo 21 años. Unas 40 personas buscan al joven desde el pasado jueves en Badajoz.

La búsqueda se centró inicialmente en la zona de El Pico del Guadiana, donde efectivos de Policía Nacional, Policía Local, Bomberos, Protección Civil y Cruz Roja le buscaron incesantemente tras encontrarse en la zona su teléfono móvil. Amigos y familiares de Pablo Sierra habían solicitado colaboración para encontrarle, tras no tener noticias de él desde la madrugada del viernes.

La familia del joven es muy conocida en Zorita y en otros municipios de la zona, donde su madre ejerce de médico. Por ello, y por lo misterioso de su desaparición, una corriente de solidaridad se ha extendido por redes sociales en Extremadura para denunciar la desaparición del joven y tratar de dar con su paradero.

Tras más de diez días de la misteriosa desaparición. aún no hay ni rastro de su paradero. Las labores de búsqueda se hacen cada vez más complicadas, y aumenta la desesperación por encontrarle. Los operativos de búsqueda y los voluntarios no se rinden, sin embargo, y mantienen la esperanza de que aparezca con vida, a pesar de que no se sabe nada de él desde su desaparición, y nadie le ha visto.

Una nueva hipótesis.

Ahora, se ha hecho público un detalle que ha dado un giro a la investigación. Pablo Sierra, podría haber sufrido una agresión, ya que la policía ha encontrado restos de sangre en su móvil, y ahora se estudia si pertenecen a él.

Su teléfono apareció a unos tres kilómetros de distancia del último punto en el que vieron al joven. La investigación se centra ahora en analizar cámaras de vigilancia de la zona, para intentar reconstruir qué ocurrió la noche del día de su desaparición, cuando se le perdió el rastro.

El móvil está siendo la pieza clave de la investigación hasta ahora. Fue encontrado en la ribera del Guadiana, a siete kilómetros de distancia del lugar donde se vio a Pablo por última vez y de la residencia universitaria en la que se alojaba.

Ahora, tras 12 días desaparecido, su familia ha pedido que se extienda su búsqueda Portugal, ya que la frontera está a escasos kilómetros de donde se le había perdido la pista la pista.El portavoz de la familia, Joaquin Amills, ha explicado que se trata “del protocolo que se sigue cuando pasan ciertos días, ampliar la difusión, en este caso por cercanía también en Portugal»

Según ha manifestado, a tenor de los datos que hoy se tienen se busca a Pablo Sierra “en buen estado”, de ahí que sea importante aumentar esta difusión.

Amills ha querido también aclarar que “aún no está confirmado” por la Policía Nacional que se encontrase sangre en el móvil del joven, hallado en la zona del Pico, próxima al río Guadiana, pues tal y como se comunicó a la familia “había manchas” en el teléfono, pero “sin la seguridad de que fuese sangre”.