blogger statistics

Los programas de reformas son lo peor: todo el mundo sabe que son malos, pero enganchan que no veas

Suponemos que conocéis a los guapísimos gemelos Drew y Jonathan Scott —de 38 años—, son los presentadores del internacionalmente conocido reality show inmobiliario La casa de mis sueños, o Property Brothers en inglés. El programa, producido en Canadá, alcanza ya las once temporadas y se ha transmitido en los cinco continentes. Además, tiene parte de la culpa de haber popularizado los programas de reformas.

Giphy

Los hay que reforman pisos pequeños, casas enormes en distritos residenciales de Estados Unidos, y hay algunos que se basan en decidir si vendes o te quedas con la casa recién reformada. Son capaces de entretener a niños y adultos, de manera que evitan peleas por el mando a distancia. El secreto principal es que conectan con el espectador, al identificarse con los dueños de las casas que se reforman.

Gracias a este género, los presupuestos y reformas del hogar no habían levantado tanto interés desde la emisión de Manos a la obra, protagonizado por Manolo y Benito. Comprobar el antes y después de estas reformas se ha convertido en el pasatiempo televisivo perfecto, tal como indica el éxito entre la audiencia.

Construcción, decoración, reformas, consejos y bricolaje son algunas de las cuestiones que tratan en estos programas de corta duración, y que consiguen mantener al espectador pegado a la pantalla.

Ante tanta variedad, os traemos un hilo de Twitter que retrata este tipo de programa con mucho humor:

¿Qué os parece a vosotros?

Fuente