Los niños que sienten pasión por los dinosaurios son más inteligentes

La obsesión por los dinosaurios es buena para la inteligencia de los niños.

Lo más probable es que de pequeño te apasionaran los dinosaurios, un sentimiento que es muy generalizado incluso antes del éxito de Parque Jurásico. A los más jóvenes les suelen encantar esos animales prehistóricos, y no es raro que sientan interés por la historia que encierra su desaparición.

Giphy

Pues bien, de acuerdo con un estudio, los niños que sienten adoración por los dinosaurios tienen un desarrollo cognitivo mejor, además de una mayor confianza en sí mismos. La clave está en que se entretienen memorizando los nombres de los tipos de dinosaurios que poblaron la tierra, e incluso pueden hablarte de su hábitat, dieta y el período al que pertenecían.

Se trata de un comportamiento verdaderamente asombroso que está muy relacionado con el nivel de inteligencia, tal y como indican en Familia y Embarazo. Esta conducta de «intereses intensos» típica de los niños sienten motivación e interés por un tema específico, suele estar relacionada con el mundo de los dinosaurios en uno de cada tres niños.

Se trata de una afición que, según el psiquiatra y terapeuta ocupacional de la Universidad de Johns Hopkins de Estados Unidos, Kelly Chen, suele empezar a los 2 años y durar hasta los 6.

Giphy

De acuerdo con el estudio, «este tipo de intereses no solo hace que el niño tenga más conocimientos sobre una temática en concreto, sino que además mejora la perseverancia, aumenta la capacidad de atención y refina las herramientas para pensar de manera compleja, como por ejemplo, el procesamiento de información. También se ha demostrado que se mejoran significativamente las habilidades lingüísticas, lo que indica una mayor capacidad de comprensión».

El estudio afirma que la manera en la que los niños estudian los dinosaurios revela la estrategia que usarán para enfrentarse a nuevas situaciones y problemas a lo largo de sus vidas. «Tendrán que hacer preguntas y buscar respuestas ellos solos, pidiendo ayuda cuando crean que la necesitan», indica.

Sin embargo, los psicólogos consideran que solo el 20% de los niños mantienen su pasión cuando se hacen más mayores, y lo normal es que se olviden de sus intereses cuando comienzan la escuela. Por este motivo, es importante seguir estos consejos:

  • Ayuda a tu hijo a encontrar el tiempo necesario para cultivar sus intereses.
  • Asegúrate de que no le haces sentir incómodo sobre lo que le fascina, así que aléjate cuando sea necesario. Deja que descubre su verdadera pasión en solitario.
  • Ayuda a tus hijos a encontrar una conexión entre lo que les interesa y la vida real. Por ejemplo, puede que en el colegio estén aprendiendo algo que esté relacionado directamente con su pasión.

A menudo pensamos que las obsesiones de nuestros hijos son irrelevantes, pero como véis, pueden tener un gran impacto en su inteligencia y el desarrollo de su vida. Así que anímale, ¡y la próxima vez puede que tu hijo esté corrigiendo a los expertos del museo!