La inesperada revelación de la policía sobre Pablo Sierra: «Desde el primer día»

La Policía Nacional dio con el paradero del joven estudiante de medicina.

La Policía Nacional recuperó del río Guadiana el cuerpo sin vida de Pablo Sierra, el joven desaparecido en Badajoz. El estudiante, alojado en la residencia universitaria Rucab, había sido visto por última vez en la calle Zurbarán de la capital pacense el jueves 2 de diciembre.

En las últimos días había tomado fuerza la hipótesis de que el estudiante cayó al río Guadiana y fue arrastrado por la corriente. El rastreo se había centrado en el punto en el que fue encontrado el teléfono móvil manchado de sangre del joven de 21 años.

La reportera de El Programa de Ana Rosa, presente en el lugar dónde se encontró el móvil ensangrentado del desaparecido, detalló: «Ha sido a las 10:10 horas de la mañana, había mucho movimiento. Era el cuarto día consecutivo…».

«Dos lanchas recorrían el río Guadiana, en una de ellas había tres buzos GEO y un perro de la unidad canina, que ha sido quien ha marcado la zona», declaró la periodista. A partir de ahí, empezó el rescate: «Los GEO se han tirado al agua y han rescatado el cuerpo, que han llevado a la orilla del río».

La zona donde se encontró el cadáver era justo «en mitad del río, donde había una rama, los buzos se han echado al agua y han rescatado el cuerpo». La periodista dio más información: «Han desplegado una sábana térmica y una camilla, lo trasladan hasta detrás de los furgones de la policía».

El mismo día que encontraron su cadáver, en el Instituto de Medicina Legal de Badajoz le hicieron la autopsia. Como el caso se encuentra bajo secreto de sumario, no trascendió si el cuerpo de Pablo Sierra presentaba signos de violencia o si murió ahogado en el río. Así y todo, según los resultados de la autopsia cayó al río de manera accidental.

Una última duda por resolver.

Se confirmaría así la principal hipótesis de la investigación, que indicaba que el chico habría podido sufrir un accidente. Según hemos sabido ahora, desde el principio descartaban la muerte violenta; algo que sí se llegó a comentar cuando se encontró el móvil de Pablo con restos de sangre. Ahora, la policía asegura saber «desde el primer día» que el chico habría podido sufrir un accidente.

“El chaval ha sufrido un accidente. Tenemos constancia de que se dirigía a la residencia universitaria, a la Rucab, y en el trayecto se ha equivocado de dirección. Y por el motivo que sea, ha aparecido en el río. Desde el primer día tenemos claro que fue un accidente”, dijo el inspector jefe de la Policía, Chema Garrido, tras el hallazgo del cuerpo.

“Desde el día 2 de diciembre, el día que desapareció Pablo, tenemos algo bastante claro. Hemos seguido varias líneas de investigación, pero la más consistente siempre ha sido que se ha producido por accidente”, aseguró Garrido ante la prensa.

Pero no está todo resuelto. Y es que, si la autopsia confirmara que se trata de una muerte accidental, quedaría una última duda por resolver: ¿Qué ocurrió con el móvil de Pablo?

“Ojalá haya sido un accidente para tranquilidad de la familia. Para ellos sería lo mejor, porque de esa manera tendrían paz. Si fuera un caso violento nunca es lo mismo”, dijo Joaquín Amills, portavoz de la familia de Pablo Sierra.