blogger statistics

La increíble historia del dibujante que triunfa con unas pegatinas de ‘Aquí no hay quien viva’

Trece años después de su adiós, la serie sigue teniendo mucho tirón, y su merchandising es uno de los más codiciados en las redes.

Como recordaréis los más fans de la serie, el portal de Desengaño 21 se abrió por primera vez en septiembre de 2003. A juzgar por las pasiones que sigue desatando 16 años después, sigue abierto de par en par.

Aquí no hay quien viva marcó no a una sino a muchas generaciones de españoles, que siguieron en Antena 3 las andanzas de esta peculiar comunidad de vecinos. Al menos, hasta que dijo hasta luego en julio de 2006 después de 90 episodios. Después empezó La que se avecina, pero, para muchos, no es lo mismo.

La serie, producida por José Luis Moreno, llegó a alcanzar un 40% de cuota de pantalla, unos 7 millones de espectadores delante de la televisión viendo las aventuras de esta peculiar comunidad vecinos.

Cuando en abril de 2007, Telecinco empezó a emitir su secuela, La que se avecina, las frases de los personajes de la serie original ya formaban parte del imaginario colectivo del país. ¿Quién no se acuerda de Juan Cuesta, ese “presidente de esta nuestra comunidad”?

También está el “un poquito de por favor” de Emilio el portero… el “¡qué mona va esta chica siempre!” de Marisa… o el incansable “¡váyase, señor Cuesta, váyase!” de Concha.

Pero este universo no se ha esfumado con el paso de los años. Las redes sociales son testigo de que sigue más vivo que nunca, como demuestra la historia que desgranamos hoy.

Un merchandising viral.

El ilustrador Aitor Prieto y su hermana vieron la serie desde que eran pequeños, pero seguro que no podían imaginar que tiempo después se harían populares… gracias a sus personajes. A comienzos de este mes de septiembre ella decidió mostrarle a Twitter las creaciones de su hermano, unas pegatinas que todo fan querría tener:

Más de 3.300 retuits y cerca de 7.000 me gusta después, Aitor agotó la primera tirada de sus pegatinas… ¡el primer día de venta! “Mi hermana que había dicho que Twitter estaba lleno de fans de la serie y que podían gustar, pero no me imaginaba que fueran a tener tan buena aceptación”, confesó en declaraciones a El Español.

“Ha sido gratificante llegar a tanta gente y recibir tantos buenos comentarios”, apunta este “dibujante a jornada completa” después de que a su hermana se le ocurriera mostrar sus ilustraciones en la red social del pajarito azul..

Aitor trabaja sobre todo en el sector del Concept Art, diseñando personajes y escenografías para videojuegos “aunque también he trabajado bastante en ilustración infantil-juvenil haciendo libros ilustrados”. Además, también ha tocado ramas como el diseño de parques de atracciones, juegos de mesa, publicidad, el cómic o la docencia.

Un éxito gestado en sus ratos libres.

A pesar de que solo lleva cuatro años dedicándose profesionalmente al dibujo, el joven lleva en el mundo artístico “desde que tuve la capacidad de sujetar un lápiz”. Cursó el bachillerato artístico, y posteriormente se formó en un ciclo superior de Ilustración antes de “mendigar a las editoriales y empresas durante un año más hasta que sonó la flauta”.

Después de hacerse viral, mucha más gente le sigue en las redes sociales.

“Hago caricaturas de otras series, pero nunca las he editado como pegatinas. La verdad es que este éxito me ha pillado por sorpresa y, de hecho, ya he solicitado un nuevo encargo de impresión para empezar con una nueva remesa que ahora sí venderé online”.

Para él resulta muy notable que Aquí no hay quien viva “haya ido ganado más y más fans por las redes, se nota que la nostalgia y los memes tienen mucha fuerza”. En su estudio, confiesa, “solíamos bromear mucho con ella y poníamos episodios mientras trabajábamos hasta que un día surgió la idea de las pegatinas. Me pareció divertido y las hice en mis ratos libres sin más pretensiones que entretenerme”.

Lo cierto es que, viendo la pasión de sus seguidores, parece increíble que solamente se llegaran a emitir 90 capítulos.

Fuente