La Guardia Civil tiene casi en sus manos a la persona que atropelló a Esther Lopez, su detención es inminente

La detención del presunto responsable de su muerte es inminente.

Esther López, de 35 años, murió el 5 de febrero tras desaparecer el 12 de enero en Traspinedo (Valladolid), su cadáver fue hallado el 6 de febrero en una cuenta de la localidad. La investigación sobre su muerte ha resultado ser una de las más largas y arduas para la Guardia Civil. A pesar de que los primeros pasos de esta investigación fueron complicados y, además de que se inició muy tarde su búsqueda, no se peinó la zona donde se encontró su cuerpo y se detuvo a un sospechoso durante cinco días.

Sin embargo, el camino recorrido tras el descubrimiento de su cuerpo fue lento pero mucho más fructífero. En las últimas semanas, fuentes consultadas por el diario La Razón informaron que el cerco que rodea a los sospechosos se ha reducido y la detención del presunto responsable de su muerte es inminente.

La detención no se producirá hasta que se reúnan todas las pruebas en su contra, y todavía quedan varios informes pendientes que aún no han sido entregados al Juzgado de Instrucción número 5 de Valladolid, el juzgado que instruye el caso.

El informe de la Guardia Civil ha rastreado por GPS a todos los sospechosos que pasaron por allí esa noche

09

Según el informe, el CAT de la Guardia Civil -que determinará qué móviles se encontraban junto al de Esther en el momento de su muerte y la ruta que siguieron mediante posicionamiento GPS-, y el Informe de Tráfico -que determinará qué modelo de vehículo dio lugar al de Esther lesiones- se preparará un análisis de rastros en la ropa de Esther para determinar si hay pintura en ellos o restos cualquier rastro de un automóvil. También se podrá determinar si su cuerpo estuvo en la calle 24 días después de la desaparición, el informe final de la autopsia también incluye toxicológico e histopatológico.

El informe preliminar, donde se corrobora que Esther tenía lesiones en la cadera compatibles con un posible atropello ya ha aportado pistas clave que concluyen que el coche buscado podría tratarse de un todoterreno y que las lesiones que presentaba era anteriores a su muerte, es decir, que de haber sido socorrida podría haber salvado la vida.