blogger statistics

Joven dejó crecer su cabello hasta 1,5 m. de largo y piensa que todos pueden hacerlo, + Fotos

Esta joven se llama Elena y ella misma ha dicho que “quiere demostrar que cualquiera de nosotros puede convertirse en el dueño de una melena larga y atractiva”. “Nunca he tenido el pelo muy corto, pero antes, mi cabello me llegaba solo hasta los omóplatos, y luego las puntas empezaban a abrirse y las hebras se hacían cada vez más finas. A la vez, siempre soñé con tener un cabello largo y saludable, con un corte uniforme. Es por eso que, en determinado momento, fijé un objetivo bien definido y comencé a escoger determinados productos de cuidado capilar, observando su evolución.”

© elena_of_hair / instagram

Obtuve el mejor resultado al pasar varios años, gracias a mi paciencia y a un fuerte deseo de tener un cabello muy largo y hermoso, aquí puedes ver los 19 consejos para tenerlo como yo:

19. Peinarse daña el cabello

Cuando nos peinamos, se produce la alteración de la integridad de la cutícula o de la capa externa del cabello. Utilizar un peine de baja calidad provoca un daño todavía más profundo en la melena.

Debemos recordar que el pelo largo debe peinarse con sumo cuidado, comenzando desde las puntas y avanzando hacia las raíces lentamente. Para los rizos espesos, lo mejor es recurrir a un cepillo de plástico con pocas púas (los de metal pueden provocar la formación de nudos). Personalmente, intento minimizar este proceso y peinarme solo cuando es del todo necesario. Es por eso que suelo recoger mi cabello para evitar que se enrede.

18. El champú no debe frotarse directamente sobre el cabello
Primero se debe hacer buena espuma con el champú entre las manos y solo después aplicarlo al cabello húmedo. Si lo frotas directamente sobre la melena, podrías dañarla. Durante el lavado, las escamas que se encuentran en la superficie del pelo se elevan ligeramente. Debido a la fricción, se alejan aún más de su centro, lo que aumenta el riesgo de quebrar las hebras y enredarlas.

17. El aloe vera es un poderoso antioxidante y estimulador del crecimiento capilar

© pixabay

Esta planta mágica se agrega a los champús, mascarillas y otros productos para el cabello ya que es un antioxidante que incrementa el sistema inmunológico local de la piel. Además, activa el crecimiento del pelo, estimula la síntesis de colágeno y alberga propiedades antiinflamatorias y bactericidas. La utilización de este tipo de productos contribuye a evitar tener las puntas abiertas y el cabello quebradizo.

Solo debes recordar lo siguiente: cuando compres un producto con aloe, asegúrate de comprobar en qué lugar de todo el listado de ingredientes se encuentra esta planta. Si aparece al final de este, su cantidad en la mascarilla o en el champú es insignificante y no te aportará muchos beneficios.

16. No tiene sentido usar productos “sin aclarado” con queratina si posees un cabello sano

Si aplicas los productos “sin aclarado” en una melena saludable, esta puede volverse seca y áspera. También debes recordar que este tipo de restauración tiene solo un valor puramente visual. Con el primer lavado, el efecto desaparecerá.

15. La coleta alta y apretada es uno de los peinados más peligrosos

© elena_of_hair / instagram

Con este tipo de peinado se sufre debido a una fuerte tensión en las raíces. Las zonas que más se resienten son las sienes y la línea de crecimiento del pelo: se altera la circulación sanguínea, el cabello no recibe la cantidad necesaria de nutrientes y finalmente se quiebra.

14. No existe una dieta especial para aumentar el crecimiento del cabello
Me di cuenta de que casi todos los tricólogos y blogueros de belleza escriben sobre la necesidad de comer carne. Pero yo, precisamente, ¡no la como! Sin embargo, en mi dieta abundan pescados, mariscos, hortalizas, frutas y verduras. Me gustan también los frutos secos, principalmente las avellanas. No me llevo bien con los cereales desde mi infancia, aunque la avena y el trigo sarraceno son muy beneficiosos para la salud.

13. Para dormir, lo mejor es hacerte una trenza

© elena_of_hair / instagram

El roce constante con la almohada puede dañar el cabello, más aún si este es frágil, fino y seco. El pelo recogido se quiebra menos. La trenza debe ser floja y estar fijada con una goma suave, pero puedes prescindir de esta última si tienes el cabello largo (como en mi imagen)

12. El secreto del uso correcto de champús sin sulfatos
Estos champús basados ​​en ingredientes naturales son muy adecuados para un uso frecuente, pero limpian peor el cuero cabelludo. No son capaces de eliminar por completo todos los componentes a base de silicona u otros cosméticos aplicados sobre el cabello.

Al recurrir a este tipo de productos es necesario utilizar un exfoliante para el cuero cabelludo. Debido a la acumulación de sebo y diferente tipo de suciedad, puede aparecer picazón, caspa y otros problemas capilares. Otra opción es alternar productos sin sulfatos con champús convencionales.

11. Es posible secar el cabello con un secador sin dañarlo en exceso

© elena_of_hair / instagram

Por supuesto, es mejor dejar que tu cabello se seque de manera natural. Pero yo misma entiendo que, a veces, es necesario recurrir a un secador. Para minimizar los riesgos, asegúrate de aplicarte productos de protección térmica (emulsiones, aerosoles, cremas, aceites o sueros), los cuales cumplen varias funciones al mismo tiempo: mantener el nivel de humedad dentro del cabello y cubrir cada hebra, reduciendo el riesgo de secarlo en exceso o sobrecalentarlo.

Opta por una boquilla estrecha para el secador, para dirigir el flujo de aire hacia el lugar donde exactamente lo necesites, en lugar de dispersar el aire al azar por todas partes. De esta forma, tu pelo se secará antes.

10. El cabello largo necesita una hidratación continúa
Si no humedeces el cabello en el período de crecimiento intensivo, este se quebrará con mayor frecuencia y te resultará más difícil dejarlo crecer. Por lo tanto, además de las mascarillas nutritivas, asegúrate de usar también algunas que sean humectantes. Además, es importante que el aire de la habitación donde pasas la mayor parte importante de tu tiempo no esté seco.

9. Tres aceites saludables para la melena

© pixabay

Mi favorito entre todos es el aceite de isatide, el cual fortalece los folículos capilares. También activa los folículos en reposo, promueve la regeneración celular y aumenta la velocidad a la que crece el pelo. El único problema con él es que existen muchas falsificaciones. Asegúrate de mirar que en el envase se especifique que está fabricado a partir de las hojas: muchos fabricantes producen este aceite a partir de las semillas. Eso es más económico, pero el producto final casi no tiene efecto positivo en el crecimiento del cabello.

Además del aceite de isatide, aplico también el de argán y el de coco sobre mi cabello. Mejoran la calidad del mismo, evitan que se vuelva quebradizo, lo nutren y aportan un brillo saludable.

8. Es imposible restaurar las puntas abiertas, pero se puede prevenir su aparición
Para lograrlo, es necesario protegerlas del daño:

  • No peines el cabello mojado y también opta por un peine o cepillo que no perjudique a los mechones.
  • Seca el pelo utilizando una toalla cuidadosamente, sin frotarlo con esta y empleando el secador de pelo lo menos posible.
  • Utiliza gomas y horquillas sin superficies afiladas.
  • Trata de cubrir el cabello del Sol. En invierno, protégelo del frío.
  • Dale preferencia a los tintes naturales: con la ayuda de henna, por ejemplo, puedes experimentar con una gran paleta de tonos.

7. Señales de que un champú no es el más adecuado para ti

© free-images

Cambia de champú si, después de utilizarlo, sientes picazón y también notas descamación del cuero cabelludo, ausencia de volumen por la raíz y que el cabello rápidamente se vuelve graso. Esto puede ocurrir tanto con un producto nuevo como con uno que has utilizado durante mucho tiempo.

6. No se recomienda utilizar con frecuencia productos para modelar el cabello

© elena_of_hair / instagram

La laca para el cabello, el gel y la espuma no son tan inocuos como afirman sus fabricantes, quienes alegan que sus productos no dejan el cabello pegajoso, permiten que respire e incluso lo enriquecen con diferentes vitaminas.

Resulta especialmente peligroso cuando estos productos llegan al cuero cabelludo. Si utilizas una gran cantidad de artículos de fijación para hacerte un peinado, asegúrate de lavarte el cabello por la noche. En cualquier caso, trata de no abusar de ellos. Es mejor nutrir y fortalecer tu cabello para que no requieras usar artículos de este tipo.

5. En ocasiones, podemos sentir dolor en las raíces del cabello
Estas son las principales razones de ese fenómeno:

  • Llevar siempre el mismo peinado, cuando el cabello se acostumbra a una determinada posición o cuando, repentinamente, la cambias.
  • La costumbre de recogerte el pelo por la parte superior de la cabeza haciendo un moño, alterando la circulación sanguínea.
  • El cuero cabelludo seco puede provocar sensación de dolor en las raíces (es necesario usar champús y mascarillas especiales nutritivos).
  • Un peine o cepillo inadecuado que electrifica el cabello.
  • Estrés y problemas circulatorios (se puede probar con masajear la cabeza).
  • Renunciar a utilizar un gorro en la época fría del año: debido a la hipotermia, se interrumpe el flujo sanguíneo a los folículos, apareciendo sensaciones desagradables en las raíces.

4. El cabello puede cambiar de color, y eso es normal

© elena_of_hair / instagram

Con la edad, se produce un cambio en el nivel hormonal. Este afecta a la producción de los pigmentos eumelanina y feomelanina, responsables del color del cabello. Dado que el pelo ostenta una vida mucho más corta que la de la persona, es lógico observar un cambio en su color.

El cabello rubio se oscurece, el oscuro pierde su brillo natural y hay otros que adquieren un color castaño. Esto último fue lo que sucedió con el mío: en la infancia y la juventud tenía un tono rojizo, y ahora se ha vuelto marrón.

3. Las mascarillas deben aplicarse solo al cabello limpio
La mejor opción es hacerlo después de tres lavados del cabello. Si la aplicas con más frecuencia o te pasas con la cantidad del producto, puedes nutrir el pelo en exceso, y este no se verá de la mejor manera posible.

Y, por si alguien todavía no lo sabe, la mascarilla (al igual que el bálsamo y el acondicionador) se aplica en el pelo, apartándonos de las raíces unos 10 centímetros.

2. En vez de pulir el cabello, es mejor recurrir a un corte de las puntas abiertas con mechones retorcidos

© NomadSoul1 / easyfotostock / Eastnews

Un corte de pelo con tijeras calientes promete sellar las puntas abiertas. Siendo sinceros, no creo que exista alguna diferencia entre tijeras calientes y frías: para mí, eso es un truco de mercadotecnia.

El único método efectivo, a mi juicio, para aquellas que tienen las puntas abiertas por todo el largo del cabello es un corte con mechones retorcidos. El peluquero separará, del total de la melena, un mechón muy fino, lo retorcerá sobre sí mismo y pasará con sus dedos en dirección contraria a la línea de crecimiento. Así sobresaldrán todas las puntas abiertas. El profesional cortará con cuidado todos los cabellos dañados sin tocar los sanos. Este es un trabajo muy minucioso, que requiere de 1,5 a 2 horas. Si decides hacerlo por cuenta propia, asegúrate de adquirir unas tijeras de peluquería profesionales bien afiladas.

1. Los productos caseros son mejores que los profesionales (o no)

© elena_of_hair / instagram

Cada método tiene sus ventajas e inconvenientes. Los remedios caseros poseen ingredientes naturales y resultan fáciles de fabricar. Además, siempre controlas por tu cuenta su composición y sabes con seguridad “cómo es la mezcla”. Pero el resultado de su aplicación requiere esperar mucho tiempo. Las mascarillas y champús caseros tienen un efecto acumulativo que se nota solo al pasar 2-3 semanas después del inicio del tratamiento.

La principal desventaja de los productos profesionales es su precio, el cual es relativamente alto. En algunos casos, estos cosméticos pueden no ser los más adecuados para ti o causar una reacción alérgica.

fuente

Fuente