blogger statistics

Jorge Javier se juega su puesto en Telecinco tras su última opinión sobre Rocío Carrasco

En los últimos días parece que no se habla de otra cosa. El testimonio sobrecogedor de Rocío Carrasco contando el sufrimiento que ha vivido durante las dos últimas décadas por culpa de su exmarido, Antonio David Flores, ha sido un auténtico terremoto para la prensa rosa. Pero el debate que se ha generado y la polarización producida por las posturas encontradas está llegando a un punto de saturación para la audiencia, y esto puede comenzar a generar rechazo.

“La que me va a caer…madre mía”.

Esta es precisamente la postura que ha defendido Jorge Javier Vázquez desde ‘Sábado Deluxe’, que lanzó un alegato muy celebrado por la audiencia pero que sin embargo sus propios compañeros han rechazado. Ni que decir tiene que estos grandes temas son los que dan contenido y por lo tanto trabajo a los colaboradores de la cadena, así que muchos han entendido que estaba tirando piedras contra su propio tejado. Pero las órdenes desde Mediaset parecen claras, exprimir al máximo el tema. Este rechazo de Jorge Javier por “el tema” estaría enfadando a la cúpula de la cadena y dejando su trabajo en el aire.

El mensaje del presentador de Sálvame fue claro y contundente: “Ahora me voy a echar encima a la directora y a todo Mediaset con lo que voy a decir”, comenzaba. “Creo que debatimos demasiado y hay cosas que no tienen debate. La propia dinámica de esta cadena lo que nos hace es debatir y opinar continuamente y yo creo que hay muchísimas ocasiones en las que no hay debate”, sentenciaba Jorge Javier.

“Tanto debatir y tanto opinar no lleva absolutamente a nada. No podemos estar 24 horas hablando de Rocío Carrasco porque al final te produce efecto rechazo”, reflexionaba el conductor del magazine, “mucha gente acaba cogiendo manía a la chiquilla. Al final la ves llorar y dices: ‘¿otra vez?’. Pero de eso probablemente también tengamos responsabilidad nosotros, de abusar”, reconocía. “¿Quién le pone el cascabel al gato? Es una pescadilla que se muerde la cola, un círculo vicioso. ¿Quién va antes, el huevo, o la gallina?”, ha intentado zanjar. “Y ahora vamos a dejar de hablar de Rocío y vamos a hablar de Antonio David”, concluía entre risas.