Web Analytics Made Easy - StatCounter

Indignación con la nueva imagen con la que ha aparecido Ana Julia en el juicio de Gabriel Cruz

Ana Julia Quezada fue la primera en llegar a la Audiencia Provincial de Almería. Este lunes, ha abierto el juicio en el que se le imputan tres delitos: uno de asesinato y dos de lesiones psíquicas ocasionadas a los padres del menor.

Para ella se pedirá, además, la condena de prisión permanente revisable. Es un juicio por el que pasarán, en ocho sesiones, más de 50 personas. Todas contarán lo sucedido durante el mes de febrero de 2018 en Níjar, Almería.

De la camiseta con la cara de Gabriel a una americana, Quezada, autora confesa del asesinato del pequeño Gabriel Cruz, llegó a la Audiencia Provincial de Almería con una imagen más dulcificada que la que ofreció el año pasado, mientras tenían lugar las batidas para encontrar al niño de ocho años.

Visiblemente más delgada que cuando aparecía en televisión, ha optado por ofrecer una imagen muy distinta a la que se había visto hasta entonces, posiblemente aconsejada por su abogado. La mujer se ha alisado el pelo, ya no tiene los rizos que llevaba antes, y ha acudido vestida con una blusa blanca y una americana.

Con ello, parece dar una imagen de formalidad, como si no llevara más de 500 días en prisión. Nada que ver con aquellos días cuando se la veía en ropa deportiva buscar al Gabriel que ella misma había matado.

En las redes sociales han criticado su aspecto, no solo por pretender dar una imagen diferente, sino porque muchos han considerado que refleja que lleva una vida entre rejas mejor de la que merece.

Su entrada en los juzgados se ha producido minutos antes de las 9:00 de la mañana. Lo ha hecho por un lateral, en un furgón de la Policía Nacional, y ha pasado relativamente desapercibida. La expectación de periodistas y público que quiere asistir al juicio se concentró a las puertas de la Audiencia Provincial, por lo que solo algunos medios han podido ver su entrada.

Así, la autora confesa se ha logrado ahorrar un mal trago: nadie la ha increpado, ni ha habido gritos. La mujer ha entrado rápido, con un ambiente indiferente, sin siquiera taparse la cara.

El juicio, uno de los más esperados del año debido a lo mediático del caso, durará durante dos semanas. La condena a la que se tendrá que enfrentar oscilará entre los tres años de prisión que pide la defensa y la prisión permanente revisable que pide la acusación.

Dependerá del grado de premeditación que el jurado considere que tuvo en el momento en el que acabó con la vida del pequeño, el pasado 27 de febrero de 2018.

Fuente