Indignación con José Antonio Avilés por lo que dijo a lágrima viva en directo en ‘Viva la Vida’

Ha sido uno de los temas más comentados de la semana entre los espectadores de Mediaset. Se trata por supuesto de la incendiaria entrevista que pudimos ver en el prime time de Telecinco el miércoles en un especial Supervivientes: Última hora.

ksqVawg8xbmbRYSUqcFhK2

Con ese as en la manda, la cadena de Fuencarral compitió contra el estreno de Pasapalabra en Antena 3. Y es que el protagonista de la entrevista, José Antonio Avilés, está de plena actualidad tras destaparse su turbio pasado mientras estaba concursando en Honduras. Un sinfín de estafas, de mentiras y una auténtica vida paralela, que habría estado trazando durante estos últimos años.

Un engaño tras otro que fue desmontado durante la entrevista que le hizo Jorge Javier Vázquez y alguno de los colaboradores presentes en el plató.

Tras una entrevista que casi todos definieron como «bochornosa», los espectadores estaban expectantes por saber la postura de Viva la Vida, programa del que Avilés había sido colaborador hasta ahora.

Captura de pantalla 2020 05 18 a las 9.48.01

Captura de pantalla 2020 05 18 a las 9.48.13

Lo cierto es que el sábado en Viva la Vida, las cosas siguieron igual. Su línea sobre el asunto fue muy similar a la del anterior fin de semana.

De hecho, las palabras de Emma García y de otros colaboradores, como Isabel Rábago, estuvieron dirigidas a quitar hierro al asunto y seguir defendiendo a Avilés. Algo que indignó al público, que terminó convirtiendo al programa en tendencia en Twitter.

Pero el domingo llegó el momento más esperado. Avilés volvía a Viva la Vida y la expectación por sus alegatos ante los que hasta hace poco eran sus compañeros era máxima. Las últimas informaciones apuntaban a que podría haber incluso traicionado a su programa, ya que en Socialité desvelaron que Avilés filtró el pasado mes de enero la escaleta de Viva la Vida en la que estaban todos los contenidos que se iban a tratar.

Esto fue para pasársela a otros periodistas como Lydia Lozano y María Patiño. También su compañera Ylenia Padilla denunció la estafa que sufrió por parte del cordobés.

Con todo esto, Avilés descolgó el teléfono y charló con Emma García y el resto de contertulios, pero no tardó en venirse abajo: «No estoy bien y más hablando contigo. Lo siento por tener que hacer este tipo de entrevista, pero toca hacerla y la voy a hacer. Me avergüenza mucho todo y quiero dar las gracias a mis compañeros», dijo.

Emma García fue muy dura con él:

«Si todavía te acuerdas de quién eres, José Antonio, muéstrate, cuéntanos, dinos, queremos una respuesta a todo lo que ha pasado y a todo lo que ha estallado porque nos ha pillado en medio».

«Voy a hablar de todo, pero quiero disculparme por el marrón que os habéis tenido que comer. Quiero una oportunidad para ser yo», contestó. «No quiero que la gente piense que estoy llorando por justificarme. Lloro porque no estoy bien», añadió.

Así, el andaluz desveló cuándo empezó a montarse esta vida paralela: «En el colegio, cuando era muy pequeño pero esto se hace una pelota con demonios internos que no eres capaz de dormir por las noches», dijo. De hecho, comentó que fue a Supervivientes para «pagar mi deuda y desintoxicarme del mundo».

Captura de pantalla 2020 05 18 a las 12.41.16

Unas horas después conectaron con Avilés por videollamada para hablar sobre las cuestiones relativas a su falsa vida. Más lacrimógeno que nunca, el colaborador aseguró estar sufriendo ataques de ansiedad y «muchos demonios dentro» desde hace tiempo.

El cordobés desveló que sufrió acoso cuando era un niño y que eso le hizo crearse una vida falsa para no sufrir:

«Todo esto empezó en el colegio, con 6 años, en primaria. Fueron los años más duros. Era una persona bastante afeminada, gordito y la gente no lo entendía. Me pegaban diariamente. Salía a la calle y la misma gente me buscaba. Mis padres lucharon para sacarme de ese cole. Mi vida paralela empezó a crecer porque necesitas crearte otra persona a la que hagan daño que no seas tú, era lo único con lo que me podía defender».

Como no tenía apoyos, esto se prolongó en el tiempo y al final «reconocí mi homosexualidad hace un año y medio». Tampoco tenía el apoyo de su familia y dice que «esto ha sido la mayor hostia que he recibido. Desde entonces me convierto en un José Antonio de acero, en un kamikaze al que nada le duele».

Emma escuchó atentamente a un Avilés hundido. Finalmente no tuvo problemas en mostrarse arrepentido por los errores que ha cometido e incluso se inculpó a sí mismo: «El único culpable de esto soy yo», zanjó.

En las redes se han leído comentarios como estos:

Y tú, ¿qué opinas?