Eva, la madre de Marta del Castillo, se rompe: ha perdido toda la esperanza

«He perdido la esperanza de poder enterrar lo que quede de mi hija».

El caso Marta del Castillo sigue estando presente en los tribunales después de más de 10 años del asesinato de la joven hispalense. Desde entonces, sus padres no han dejado de luchar para encontrar su cadáver. Hasta ahora, la investigación ha sido un enjambre de mentiras y pistas falsas que han llevado a un callejón sin salida. Sin embargo, la suerte podría cambiar ahora, gracias a las últimas pistas que maneja la policía.

Francisco Javier García, conocido por todos por su seudónimo «El Cuco», fue condenado por encubrir en 2009 el citado asesinato de la joven, que cometió Miguel Carcaño. Aquel proceso se saldó con la condena del que fuera novio de Marta de Castillo a 20 años de cárcel por un delito de asesinato. La pena fue ratificada por el Tribunal Supremo, que añadió un año y tres meses más de prisión a la condena.

Las pruebas aportadas por los investigadores fueron contundentes, a pesar de no hallarse el cadáver de la chica sevillana. El propio joven confesó la autoría del crimen, aunque ofreció distintas versiones de los hechos.

Hace unos pocos días hubo otras novedades relacionadas con el caso, de muy distinta índole. Se estrenó la docuserie de Netflix sobre el caso Marta del Castillo, y su emisión podría suponer un punto de inflexión para avanzar en la eterna búsqueda del cuerpo de la joven.

Los testigos de aquella noche ofrecieron una serie versiones contradictorias, y la familia y la policía tienen muy claro que no pueden fiarse de ellos. Sin embargo, las nuevas tecnologías sí podrían ayudar a dar con la ubicación. La geolocalización de los móviles podría acercar a los agentes a hasta 7 metros del cuerpo de Marta del Castillo.

La docuserie ¿Dónde está Marta? abre una nueva esperanza para la familia, que sueña con que “aquellos que no han hablado y están en la calle” rompan su silencio. El efecto Netflix podría ser un reclamo para que aparezca alguien que aporte pistas fiables sobre el paradero del cuerpo de la joven.

La investigación policial desde hace meses intenta descifrar el móvil del principal sospechoso para obtener su geolocalización. Peritos expertos de la Policía Nacional sugirieron la utilización de esta tecnología, que permitiría tener más información sobre dónde estuvo Miguel Carcaño aquella noche y llevarles a un punto muy cercano de donde está el cadáver. Se trata de una técnica que no existía cuando ocurrieron los hechos, y ahora, 13 años después, puede contribuir a resolver el caso.

Eva se rinde: “No espero que digan dónde está”.

Sin embargo, después de muchos años de una incesante lucha estéril, para la familia de la joven asesinada es casi imposible mantener el tipo. Así lo asegura la madre de Marta del Castillo, quién afirma que ha perdido la esperanza de poder encontrar el cuerpo de la joven desaparecida.

“Me encuentro muy hundida. Ya he perdido la esperanza de que podamos encontrar lo que quede de ella”, comentó Eva Casanueva a los micrófonos de Cuatro. Además, contó que la desesperación ha podido con ella y lamenta: “Nunca sabré qué pasó con Marta, ni cómo murió”. “No me queda ni siquiera la esperanza de poderla enterrar”, sentenció.

Eva lleva más de diez años al pie del cañón reclamando la verdad sobre su hija, y ha vivido un auténtico calvario. Solo sus dos hijas y su nieta, a la bautizaron como Marta, le han permitido tirar adelante. Su lucha incesante la ha terminado cansando, y ahora no cree que se pueda resolver el caso de su hija algún día.

“Judicialmente esto se cerró en falso, los implicados hicieron un pacto de silencio. No espero que digan dónde está”, explicó. No es ningún secreto que la familia cree que Francisco Javier Delgado, hermano de Miguel Carcaño, estuvo implicado en la desaparición de Marta del Castillo.

“Siempre he pensado que el hermano de Miguel, Francisco Javier, tuvo parte de implicación en algo”, dijo Eva. “Una persona de 40 y tantos años, con la vida resuelta y sin tener un vínculo muy estrecho con ese hermano… ¿Se arriesga a meterse en ese lío? Una persona coherente, en ese momento habría llamado al 112”, sostuvo.

Finalmente, expuso una teoría en la que Francisco Javier sí estaría implicado. “No podría decir al 100% que el asesino de Marta fuera Miguel Carcaño. Creo que fueron entre Miguel y su hermano. A la hora de la muerte de mi hija, estoy segura de que en esa casa estaba Miguel Carcaño y Francisco Javier Delgado”, dijo.

“Cuando me asomo a la ventana, veo a Marta”.

Además, la madre de Marta del Castillo hizo una última y dolorosa confesión. Preguntada por los recuerdos de su hija, la progenitora de esta dijo visiblemente emocionada que “cuando me asomo a la ventana de la cocina, la veo venir por la calle”. “Era el camino que ella seguía cuando venía de regreso de algún sitio y tengo la imagen grabada. Además tenía un andar muy peculiar…”, recordó.

Finalmente, lamentó que una parte de ella se fue aquella terrible noche de enero de 2009. “No hay consuelo. Una parte de mi murió aquel 24 de enero, pero tenía que seguir viviendo porqué tenía dos hijas más”, dijo. “Vivía a base de medicación, que es lo que vivo hoy. Tienes que vivir por las dos hijas que tengo y mi nieta”, sentenció.