blogger statistics

Estupefacción por lo que le cobraron a un turista por seis platos de calamares y seis cervezas

En los lugares turísticos es donde más abundan los “sablazos” en bares y restaurantes. En nuestro país, aprovechando la llegada de extranjeros para pasar unos días de descanso, hay algunos hosteleros que no tienen tapujos a la hora de subir los precios hasta un 50% respecto a los precios en temporada baja… Una locura que, por supuesto, salpica a los propios españoles.

Lo de inflar los precios no es la única manera que tienen de esquilmarnos; por ejemplo, hace poco conocimos el caso del comensal de un restaurante, que se encontró en la cuenta con un concepto completamente inesperado: un extraño pago llamado “servicio de lavandería”, por el que cobraban al usuario nada más y nada menos que 3,50 euros —1,75 por persona—.

El caso que nos ocupa hoy, y que se ha viralizado en las redes sociales durante los últimos días, es igual de sorprendente, aunque afortunadamente ha ocurrido lejos de nuestras fronteras.

Cuando escuchamos la palabra “Miconos”, lo más probable es que nos imaginemos un paraíso de playas de aguas turquesa entre sol, delicias de la dieta mediterránea y esa brisa de mar que tantos corazones cautiva ante el calor veraniego. Pero para el protagonista de esta noticia, un turista de Brooklyn, Nueva York, el recuerdo de la pequeña isla griega se convierte en la resurrección de una pesadilla que vivió en uno de sus restaurantes.

Concretamente, le asaltará el recuerdo de los 836€ que les cobraron a él y sus acompañantes, por pedir seis platos de calamares que, por lo visto, valían su peso en oro, junto a algunos acompañamientos y las bebidas. Analizando el recibo que publicó en TripAdvisor, donde advirtió a todos de que no acudiesen al mismo restaurante, los precios fueron los siguientes:

3 ensaladas césar de pollo por 59,40 euros; 2 botellas de agua por 17,80 euros; 1 zumo de tomate por 18 euros; seis cervezas locales por 150 euros —a 25 euros la jarra—; y seis platos de calamares por 591 (98,5 euros por plato). En total… 836,20 euros que dejaron a los comensales completamente atónitos.

TripAdvisor

“Evitad este lugar. Es una trampa”, advirtió el incauto a través de la plataforma, ante semejante desfalco. “Los empleados no son honestos y rechazan ofrecer un menú con los precios. Evitar este lugar a toda costa”, escribió el turista, que no es el primero que se queja de este local a juzgar por las opiniones que aparecen en la plataforma sobre el restaurante.

Al entrar a un local, como la lógica aconseja, debemos fijarnos en los precios antes de pagar… y si no los vemos, preguntar y pensar dos veces si habrá gato encerrado…