blogger statistics

Estudio demuestra que los hombres son más “quejicas” que la mujeres

Los investigadores creen que con el hallazgo se puede avanzar más rápido en tratamientos contra el dolor crónico.

Una investigación, publicada en Current Biology, sugiere que el verdadero “sexo débil” podría ser el masculino. Unos investigadores de la Universidad McGill querían saber más sobre el dolor crónico en las personas y, sorprendentemente, terminaron descubriendo variaciones en la sensibilidad en base al sexo de cada uno.

Giphy

Según sus resultados, el dolor crónico es mayor cuanto mayor es el recuerdo de un dolor anterior en los hombres, mientras que las mujeres —y en los ratones hembras que han participado en el estudio— no parecen sentirse tan estresadas por sus experiencias previas de dolor.

“Lo que queríamos es observar la hipersensibilidad de los ratones al dolor y, lo que nos ha sorprendido, es que hayamos visto diferencias en los niveles de estrés entre ratones macho y hembra (…) Decidimos extender el estudio a los humanos y descubrimos que los hombres reaccionan más intensamente”, explicó Jeffrey Mogil, el autor principal de la investigación.

En el estudio participaron 41 varones y 38 mujeres de entre 18 y 40 años a los que se les sometió a dolores leves causados por diferentes fuentes de calor. Al día siguiente de la experiencia, los sujetos volvieron o a la misma sala, o a otra distinta, y volvieron a someterse a los mismos estímulos.

Giphy

Los varones que habían ido a la misma sala del día anterior fueron los únicos que afirmaron que la segunda experiencia había sido peor que la primera. Algo que no ocurrió con las mujeres.

De esta manera, los científicos comprobaron que las mujeres y los hombres sienten el dolor de forma distinta. Su conclusión es que los cuerpos de los hombres recuerdan claramente sus experiencias tempranas de dolor —cuando lo sufrieron por primera vez— y, por lo tanto, su sensibilidad y estrés es mayor cuando vuelven a sentir dolor en ese mismo lugar. En cambio, las mujeres no se estresan por sus experiencias previas de dolor, según los hallazgos.

La conclusión de los investigadores es que los recuerdos desempeñan un papel fundamental en relación a la intensidad con la que sentimos el dolor. Además, creen que, con los resultados de este estudio, científicos podrán avanzar más rápido en futuros tratamientos contra el dolor crónico.

Giphy

¿Qué os parece a vosotros?