blogger statistics

“Es indignante, no se pueden mofar de eso”, la campaña de Lidl que ha enfadado a los agricultores

Os presentamos a Amador: tiene dos mil olivos en Alcolea de Calatrava, en Ciudad Real, y este año ha recogido, aproximadamente, 15.000 kilos de aceituna.

Después de dos semanas de recogida junto con otras dos personas de su familia, a Amador le pagarán unos 6.000 euros, de los que deberá restar el jornal de los trabajadores y los gastos de poda y tratamientos para los olivos.

5e2b0f5a2400009c03c9754d

En paralelo, Lidl lanzó a principios de año una campaña de publicidad en la que promueve su “preciobajismo”. En ella alardea de vender el litro de aceite de oliva a 2,20 euros.

Aunque en Lidl no conocen a Amador, el marketing del supermercado alemán sí afecta a este alcoleano y a los miles de olivareros españoles que, como él, intentan rentabilizar sus cultivos.

Según los estudios, pagando menos de 2,70 euros el litro de aceite el cultivo de olivos no resulta rentable. En la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos —UPA… son muy conscientes de ello.

Precisamente por eso, no se han tomado nada bien la última campaña de Lidl.

UPA considera que después de esta campaña que trata el “Preciobajismo” en tono de humor, se ocultan “las malas prácticas que están hundiendo la rentabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas”.

“Este anuncio es un torpedo en la línea de estrategia que lleva siguiendo la agricultura desde hace 15 años”, ha dicho Diego Juste, portavoz de UPA.

“Nuestra lucha es por los precios justos”, declara.

“Que una cadena de distribución tan potente como Lidl se mofe del principal problema de los agricultores y ganaderos es una vergüenza. No se puede vender el aceite a 2,20 euros si al olivarero le cuesta 2,70 producir un litro”.

Aunque en elspot promocional de Lidl aparecen otros productos, el caso del aceite de oliva es especialmente sangrante. “Es un producto emblemático, es el oro líquido; España es el primer productor mundial. Y a día de hoy su cultivo es prácticamente insostenible”, dice Juste.

“Cada año cierran miles de granjas y explotaciones. Y no es por falta de demanda, sino por falta de rentabilidad. Los padres se jubilan y a los hijos no les resulta rentable. No hay relevo generacional y cierran”, explica.

“Con lo que se está pagando este año la aceituna, algunos no llegan ni a cubrir gastos”, dice Amador, que aparte de agricultor es camionero. “Con 2.000 olivos no se puede vivir”, argumenta.

5e2b10132400009c03c9754f

Por todo esto, en UPA no entienden que “el preciobajismo sea el reclamo para atraer a los clientes” si esto supone que “miles de familias se vayan a la ruina”.

“Es indignante. No se pueden mofar de eso”, critica Juste.

“No decimos que el aceite tenga que ser carísimo, sino que tenga un precio justo que garantice que no haya que cerrar explotaciones”, piden desde UPA. “Un cambio de 50 céntimos en el precio del aceite puede suponer pasar de la ruina a la rentabilidad para un agricultor”.