blogger statistics

Elsa Pataky demuestra que la vida de los famosos no es tan idílica como creemos

A sus 42 años, cualquier diría que Elsa Pataky haya alcanzado la plenitud. En lo profesional, acaba de alcanzar un nuevo éxito con la serie de televisión La tierra de las mareas. Y en lo personal, como sabréis, disfruta de una vida relativamente anónima en Byron Bay, un municipio costero en el sureste australiano en el que vive con su pareja, Chris Hemsworth, y sus tres hijos.

A menudo, los fotógrafos la retratan haciendo la compra descalza y sin maquillaje. También se la puede ver a menudo jugando con sus hijos en la playa, en escenas que comparte con toda normalidad en su perfil de Instagram.

“Este lugar te hace disfrutar tu vida y carecer de ambición y ego. Mi sueño era vivir en la naturaleza, rodeada de animales. Y eso es lo que tengo aquí”, confesó la actriz a la edición australiana de la revista Harper’s Bazaar.

View this post on Instagram

Beautiful nature! 🌈 / Bella naturaleza!

A post shared by Elsa Pataky (@elsapatakyconfidential) on

Pataky se mostró completamente sincera en la entrevista, demostrando que su vida no ha sido tan perfecta antes de llegar adonde está.

“Tenía tantas ganas de ser madre, pero también quería ser actriz e ir a por ello. Antes de los niños, estaba segura de que seguiría trabajando, haciendo ambas cosas. Pasé un periodo en el que estaba totalmente perdida. Sentí que había renunciado a ese sueño y que no podía continuar por ese mismo camino.”

Según se desprende de sus confesiones, la mezcla de maternidad y vida laboral ha sido, como para muchas mujeres, una preocupación en su vida. “Hay momentos en los que estás bien, pero te preocupa que la gente, tu pareja, te mire y piense que solo eres una madre”, contó.

La frustración se hizo más patente al vivir en una ciudad como Los Ángeles.

“Cada segundo, había señales que me recordaban que no tenía trabajo. Carteles publicitarios que promocionaban programas y películas, escuchaba sobre audiciones… Las cenas, la vida social… El tema trabajo siempre estaba ahí.”

La pareja, junto a sus tres hijos –India Rose, de seis años, y los mellizos Tristan y Sasha, de cuatro–, quería huir de ese entorno. Y lo han conseguido.

“Aquí puedo desconectar. Ha sido un sueño poder tener este tipo de vida. Ha una forma de calmarme y aprender a ser feliz sin todo eso; de dejar de preocuparme por encontrar trabajo. Te ayuda a conectar con tu familia. Se trata de enseñarles a disfrutar el momento.”

Ahora, la actriz tiene la certeza de saber qué quiere, y rechaza la idea de pasar meses fuera de casa por trabajo. “Definitivamente, he aprendido cómo decir que no”, afirmó.

Para ella, lo más importante es estar al lado de sus hijos y, aunque haya tenido situaciones de duda —hasta Hemsworth le advertía de que se estaba volviendo “muy exigente”—, su último proyecto se lo ha permitido.