El vídeo de Bertín Osborne peleándose a golpes con un hombre que abusaba de una chica

El cantante fue testigo de un intento de abuso sexual en un restaurante.

Por desgracia, los episodios de abuso no cesan. Por ese motivo, como ciudadanos tenemos la obligación de detenerlos siempre que sea posible. Es imperativo que todos rememos en una misma dirección, si queremos que en el futuro las cosas sean mejores y tantas mujeres dejen de vivir bajo el terror de la violencia machista.

Un acto de este tipo tuvo lugar en un restaurante, donde resultó que se encontraba Bertín Osborne. El cantante, que celebra esta semana su 67 cumpleaños, ha sido el foco mediático después de una actuación heroica.

El cantante fue el primer invitado famoso del programa Gente Maravillosa, conducido por Toñi Moreno en Telemadrid. Gracias al programa, pudimos ver como el cantante fue testigo de un intento de abuso sexual, y tomó cartas en el asunto él mismo.

En este espacio de cámara oculta se recrean situaciones socialmente desaprobadas en busca de ciudadanos ejemplares. Podría decirse que Bertín «pasó la prueba»: los hechos sucedieron durante una comida en un restaurante, mientras Bertín estaba sentando con unos amigos. En la mesa de al lado había un hombre y una mujer.

El hombre intentó propasarse con la joven cubana, a la que pretendía contratar como cuidadora. Ella trataba de arreglar sus papeles de residencia. El resto de las personas estaban siendo testigas de la incomodidad y violencia de la de la joven, y las proposiciones y comentarios desagradables del jefe.

Después de las múltiples negativas de la mujer, el cantante tomó la decisión de levantarse de su silla y encararse con el hombre. Bertín reprobó la actitud del acosador, llegando a agarrarle de la camisa y repitiendo en reiteradas ocasiones: «pídele perdón a esta señora». «Oye tío. ¿Tú no te avergüenzas de lo que estás haciendo?», se le escucha decir.

Rabia e impotencia.

Desde el primer momento en el que se da cuenta de la situación, el cantante mostró señas de enfado. Los toqueteos que el jefe hacía a su empleada provocaban que a Bertín le hirviera la sangre. Finalmente, consiguió echar del local al presunto acosador, e instantes después tranquilizó a la empleada después del episodio de abuso sexual que acababa de vivir.

El programa compartió esta «experiencia» con el público, acompañados del protagonista, del cual se dijo que era «una persona maravillosa». «Es mejor no enfadarle», dijeron entre risas. Hay que destacar que gran parte de los espectadores fueron muy críticos con la simulación de este acto, pero en general ha dominado el aplauso a la reacción de Bertín.

«¡Es una barbaridad! He tenido el empeño de volver a hacer este espacio porque a mí me ha reconciliado con el ser humano», dijo la propia Toñi Moreno.