blogger statistics

El petición final de Ana Julia en el juicio que demuestra que es maldad en estado puro

El juicio a Ana Julia Quezada por la muerte del niño Gabriel Cruz ya solo está pendiente de veredicto. La defensa tiene claro que si la acusada planeó matar al niño Gabriel Cruz, “lo hizo de la manera más chapucera posible”.

“Había métodos más rápidos que los que manifiestan las acusaciones. Un interrogante que se me plantea es si la intención fuera matarle, lo de dejar todas esas herramientas, enterrarle en la propia casa de la familia. Hay 1.000 formas más de hacerlo si estuviera todo tan planificado”, dijeron.

“Ana Julia, presa de la ira y sin medir las consecuencias de su acción, continuó tapándole boca y nariz presionándole contra la pared, a pesar de la fuerte resistencia del menor, hasta percatarse de que Gabriel había dejado de respirar”, explica la defensa. “En el momento de estos hechos, Ana Julia se encontraba en un estado pasional que disminuía su capacidad de comprender y de controlar las consecuencias de sus actos, sin llegar a anularlas”, zanjaron.

Por su parte, Ana Julia ha pedido perdón “en general a toda España” y también que Dios la perdone a ella ante los miembros del jurado popular que la juzga desde el pasado 9 septiembre.

Sus palabras no han pasado desapercibidas para los medios que cubren el juicio, ni para los usuarios de las redes sociales que han aprovechado, una vez más, para cargar contra ella.

“En primer lugar, pedirle perdón a los familiares de Gabriel, a todos los familiares y a toda persona a la que haya podido hacer daño con mi acción», ha dicho entre llantos la acusada, mientras ejercía ejercer su derecho a la última palabra durante la sesión final de la vista oral.

«Quiero pedirle perdón también a mi hija y a toda mi familia, a todo el mundo al que haya podido sentirse mal por lo que yo hice. En general a toda España y espero que Dios me perdone», concluyó.

Usó una “violencia intensa y extensa”.

Nicasio Marín, perito médico que ha realizado el informe aportado por la acusación particular contra Ana Julia Quezada, afirmó el lunes que esta usó una “violencia intensa y extensa” contra el pequeño. El perito explicó que simplificar la causa de muerte a una simple asfixia supondría banalizar lo ocurrido, una banalización que “no es razonable y no es lógica”.

Marín se refirió al informe forense que determina que Gabriel murió al sufrir una “anoxia anóxica” tras una “asfixia mecánica por sofocación manual”. En concreto una “oclusión extrínseca de los orificios respiratorios, fosas nasales y boca”, sin contemplar, como mantiene la acusación, que Ana Julia pudiera haber golpeado y dejar “agonizando” al niño durante una hora.

Para el perito médico, el relato de los hechos es “terrible” por lo que consideró que el informe que había presentado era el “corazón del asunto”.

Fuente