Web Analytics Made Easy - StatCounter

El aplaudido gesto de la alumna con la nota más alta de la EBAU

Sin palabras…

Virginia Fernández, Carmen Vigil, Irene González-Pola y Carmen Ruiz son cuatro compañeras del IES Cristo del Socorro en Luanco. Da la casualidad de que las cuatro comparten un expediente académico impecable, con una media de 10 en 2ª de Bachillerato. Sus calificaciones les servirán para continuar su vida académica y elegir un futuro brillante. Además Vigil ha sacado ahora la mejor nota de la EBAU, un 9,95.

Pero precisamente porque entre ellas no hay diferencias, la matrícula de honor que se merecen les ha sido entregada… por sorteo. Finalmente, fueron Fernández y Vigil quienes ganaron este título. No se trata de un premio económico, sino que se trata de una mención, así que en un principio no deberían de poner trabas para concedérsela a las cuatro.

Sin embargo, “por ser un trámite burocrático desfasado” solo se la pueden otorgar a un alumno por cada 20. Por esta razón, y porque creen que todas se lo merecen por igual y que no habría que “echarlo a suertes”, las dos compañeras quieren renunciar al premio ante la Consejería.

“Es una situación que preveíamos porque es un curso impecable”, contó Eloy Fernández, jefe de estudios del instituto, que añade que aunque estas cuatro alumnas son las protagonistas, en total son 11 los compañeros cuyas medias rondan entre el 8,5 y el 9 de media.

“El problema son los criterios que siguen para conceder esta mención. Por cada 20 alumnos dan una y en este caso nosotros tenemos 39 alumnos por lo que solo nos pueden otorgar dos”, explicó. Son tres los criterios que utiliza la Consejería para que los institutos puedan desempatar, en caso de que dos alumnos tengan la misma media.

El primero de ellos es tener el mejor expediente de 2º de Bachillerato, y si esta situación coincide se mirarán las notas de 1º de Bachillerato y también el mejor expediente de los dos cursos. Pero en esta ocasión no hay criterio objetivo para las cuatro alumnas.

“Entendemos que es una situación excepcional pero es absurdo llegar a un sorteo por un premio que no es económico”, insistió el jefe de estudios. En su opinión las cuatro se lo merecen por igual porque “son alumnas fantásticas que además se han implicado mucho en sus estudios y en la participación en actividades del centro”.

Esta opinión la comparten las propias Fernández y Vigil, ganadoras de la mención. “Podría entender que antes cuando se daba dinero para la matrícula de la Universidad no podían otorgárselo a todo el mundo pero eso ya ha quedado desfasado y la solución es muy injusta”, comentó Fernández. “Ya no es que nos lo merezcamos nosotras cuatro, hay mucha gente en el curso con notas muy buenas que se lo merecerían también, porque la mención la otorgan a partir del 8,5 de media”, explicó.

El día antes de que salieran ganadoras ya comenzaron a protestar que “o todas o ninguna”. A pesar de que entiende que no es competencia de su centro de enseñanza, “sabemos que los profesores han hecho todo lo posible porque podamos acceder a este honor por igual, pero la Consejería se ha negado y no hubo más remedio que hacerlo por sorteo”.

“Hoy hemos mandado al registro del instituto nuestra queja formal para que se traslade la renuncia de la matrícula a la Consejería”, dijo. Quizás no puedan cambiar las cosas para ellas pero intentan cambiar las reglas para los que vienen detrás.

Por lo pronto, su centro académico del que aseguran sentirse muy orgullosas les hará un homenaje en su graduación.

“Es una pena que un Gobierno que defiende la educación pública no predique con el ejemplo. Nuestro instituto es pequeño pero es la muestra junto con el profesorado de lo que significa la educación pública de calidad”, concluyó Fernández.

¿Qué os parece a vosotros?