Cambia el final de «La Bella durmiente» en el cine para pedir matrimonio, de una forma épica, a su novia

Las pedidas de matrimonio se nos están yendo de las manos, ya nadie lo hace de la forma tradicional, ahora preparan viajes a París para sorprender bajo la Torre Eiffel, o montan impresionantes flashmob aprovechando una canción ‘con mensaje’ dónde hay mucho trabajo detrás, etc.

Pero lo que ha hecho Lee Loechler para pedir la mano de su novia de toda la vida, Sthuthi David, ha sido lo más sorprendente que hemos visto hasta ahora. Se pasó seis meses modificando la parte final de La Bella Durmiente para pedir matrimonio a la que va a ser su mujer: un trabajo arduo en el que incluso ha cambiado el físico de los personajes para que se parezcan a ellos mismos.

En el vídeo se puede ver la genial reacción de la su novia, Sthuthi David, cuando la película deja de ser la tradicional y el guión no es el miso de toda la vida, con cara de asombro mira a su novio pero ella no tiene ni idea de lo que va a suceder a continuación.  Y el momento más mágico de la película llega cuando el príncipe lanza al aire el anillo de compromiso que caza al vuelo el propio Lee en el cine.

En ese momento todas las personas que están en el cine empiezan a aplaudir y la novia no sabe qué decir. Lee coge el anillo, lo abre y dice las palabras mágicas: “No se pide matrimonio todos los días a tu novia del instituto, así que he querido cogerme el tiempo necesario para hacerlo”.

La novia, descubre que todas las personas que están con ellos en el cine son sus amigos y familiares, quienes son cómplices y no querían perderse este momento único.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Lee Loechler (@yours_true_lee) el

Lee ha dejado el listón altísimo, después del asombro de ella, llega la declaración, la petición de matrimonio (con otro guiño a la profesión de Sthuthi, que es cardióloga) y, por supuesto, el “sí quiero”, mientras en la pantalla suena el mítico “eres tú mi príncipe azul”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Lee Loechler (@yours_true_lee) el