blogger statistics

Cachondeo por el antiguo tuit del periodista de ‘El Chiringuito’ infectado con coronavirus que se ha vuelto en su contra

Durante la crisis del ébola el colaborador demostró poca empatía con uno de los infectados españoles… y ahora Twitter se lo ha recordado.

El coronavirus ha llegado, finalmente, por España. El jueves ya eran 23 los casos de infección por el virus comprobados en nuestro país.

Incluyendo alguno bastante famoso. Porque uno de los pacientes, ubicado en Valencia, es el periodista deportivo Kike Mateu.

Mateu es colaborador en el popular programa de fútbol, El Chiringuito. De hecho, Josep Pedrerol, el presentador del espacio, le preguntó en directo por su estado de salud.

coronavirus 1582823860327

Mateu contrajo la enfermedad mientras trabajaba en Milán, donde estaba cubriendo el encuentro deportivo entre los equipos de fútbol del Valencia y el Atalanta. El comunicador quiso mandar un mensaje de tranquilidad a la audiencia, explicando que se encuentra bien y que su aislamiento durará poco.

Sin embargo, hay quien se acordó de él por otro motivo. Un motivo por el que le han sacado los colores en Twitter.

Y es que la red social, que ya tiene 14 años de historia, almacena muchos de nuestros pensamientos del pasado. Cualquiera puede recordarnos algo que dijimos a la ligera hace años.

En este caso, el tuit desafortunado que ha vuelto para darle en la cara fue escrito en plena crisis del ébola en nuestro país. El 20 de septiembre de 2014 se repatrió a un misionero español que había contraído el virus del ébola.

Desafortunadamente, García Viejo falleció a causa de la enfermedad 5 días después en el Hospital Carlos III de Madrid. Posteriormente, el día 6 de octubre saltaron todas las alarmas: una auxiliar de enfermería que cuidó al paciente resultó infectada y no fue dada de alta hasta el 1 de noviembre de aquel año.

Ante esta situación, Mateu dijo en la red social el día 7 de octubre que “España es el país con más imbecilidad mandando por metro cuadrado”. El periodista se indignó por el hecho de que se repatriase a un paciente con mal pronóstico, y con capacidad de infectar a personas sanas.

Las redes sociales no pudieron evitar trazar un paralelismo entre un caso y otro, aunque es importante destacar que el pronóstico de la enfermedad era diferente. Pero la crítica que hizo en aquel momento fue interpretada por algunos usuarios como una falta de solidaridad con el enfermo, y por eso ahora se han burlado de esta casualidad.