blogger statistics

Cachondeo con el cambio en ‘Pasapalabra’ propuesto por Paolo Vasile para sortear la condena del Supremo

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso interpuesto por Mediaset España contra el fallo de la Audiencia Provincial de Madrid, en relación con los derechos de emisión de este programa. Los jueces tajantes, han aclarado que Mediaset tiene prohibido “reanudar en el futuro, la emisión, edición, producción, reproducción, comunicación pública, distribución, transformación y toda y cualquier otra forma explotación, por sí o a través de terceros, del programa Pasapalabra, así como de cualquier otro programa de televisión que tenga un formato idéntico o similar al del programa Pasapalabra o que tenga la denominación Pasapalabra”.

Para entender este conflicto hay que remontarse al año 2009. La dueña de la licencia del formato, la británica ITV Global Entertainment, pidió a Mediaset una mayor implicación en la producción del concurso y más dinero. En aquel momento, Vasile tuvo que ceder. La factoría pasó a cobrar no sólo por el fee sino que obtuvo un 10% adicional como co-productora y comenzó a figurar en los créditos del espacio bajo su nueva condición.

Pero aquella maniobra enfadó al consejero delegado de Mediaset. No tardó en encontrar el modo de resarcirse y dejar fuera a los “codiciosos” británicos. Así, el equipo jurídico de Mediaset descubrió que ITV Global no tenía registrada como propias ni la marca española —”Pasapalabra”, el original inglés se denomina “The Alphabet Game”—, ni la prueba principal alrededor del cual giraba todo el espacio: el famoso “rosco”.

En Telecinco apenas daban crédito a semejante desliz. Mediaset negoció con Carlo Boserman la compra del nombre y se llegó a un acuerdo. Además, se registraron los derechos de la prueba del “rosco” y se diseñó un nuevo formato a su alrededor, con algunas pruebas adicionales completamente nuevas, aunque semejantes a las del anterior espacio.

Estas novedades se presentaron al público como la clásica renovación de temporada. Además, Telecinco contactó directamente con Angel Baviano, que dirigía el concurso desde los tiempos de BocaBoca, y le animó a crear una productora propia —Xanela Producciones— para centrarse en este formato, que ya por entonces era vital para la cadena.

De esta manera, Vasile dejó a ITV fuera del formato, provocando la batalla legal que ahora concluye. Los jueces han sentenciado que se ha tratado de una apropiación indebida.

Pues bien, Mediaset estaría probando distintas opciones para seguir emitiendo Pasapalabra con pequeñas variaciones sobre el original. Pretenden que de esta manera podrán saltarse la sentencia hecha pública este martes.

Así, se estaría trabajando para crear un nuevo programa, lo más semejante posible al Pasapalabra actual, conservando la esencia del que se está emitiendo pero evite incumplir la sentencia. Lo más llamativo es que se ha abierto una “tormenta de ideas” para cambiar el diseño del “rosco”.

Para ello, estarían jugando con figuras como un cuadrado, un rombo o un pentágono en el que irán distribuidas las letras que dan pie a las preguntas que deben responder los concursantes.

Dado que el Supremo ha sido tajante al respecto, también tendrían que cambiar el nombre del formato. Pero como tampoco se quiere espantar a los televidentes, se buscará transmitir sensación de continuidad, que perciban que están ante un concurso que sólo ha sufrido algunos cambios.

Cuando tengan una idea que les convenza, Mediaset comenzará la cuenta atrás hasta constatar si ITV interpone una nueva demanda judicial. Será importante valorar qué entienden los jueces por “idéntico o similar”, los términos empleados por el redactor del fallo que se ha conocido el pasado martes al aludir a la prohibición de crear un formato clónico a Pasapalabra.

Una cosa está clara: mientras tanto, Vasile habrá ganado tiempo.

Mientras, en las redes se han podido leer comentarios como estos:

¿Qué os parece a vosotros?

Fuente