blogger statistics

Antonio David Flores ha denunciado a Rocío Carrasco por su hijo enfermo David

Reclama más de 7.000 euros.

El domingo por la noche se emitieron dos nuevos capítulos de la serie documental de Rocío Carrasco, Rocío, contar la verdad para seguir viva. Y, como muchos esperaban, volvió a avivarse la polémica. Como ocurrió con las primeras entregas, el testimonio de Rociito dejó estupefacto a los espectadores.

Rociito relató un episodio violento con su ex, Antonio David Flores, además de la traición de su tío Amador Mohedano. Además, contó con pelos y señales cómo descubrió que su marido le estaba siendo infiel.

Pero no son las únicas novedades sobre el mediático enfrentamiento entre Antonio David Flores y Rocío Carrasco. Judicialmente también hay nuevas informaciones al respecto. Se ha sabido que la jueza Verónica Caravantes, del número 3 de Alcobendas, analiza una denuncia contra la hija de Rocío Jurado por un supuesto delito de impago de pensión a su hijo menor, David, un joven de 22 años.

Dicha demanda, según publica el martes El Periódico, fue presentada el pasado lunes 1 de marzo por Antonio David Flores. Como es bien sabido, Antonio David y Rocío se casaron en allá por el año 1996 y se separaron en enero de 2001. Después de separarse, sus hijos Rocío y David vivieron con su madre.

Rociito pidió desde aquel momento que el padre pagara la pensión alimenticia a sus pequeños, pero el ex guardia civil no lo hizo. El pasado 20 de marzo de 2021 la Audiencia de Madrid deicidió que en las próximas fechas Antonio David tendrá que responder por unos presuntos delitos de insolvencia punible y estafa procesal.

Estos hechos estarían penados con hasta con cinco años de prisión. Los jueces ordenan, además, que el colaborador televisivo pague una fianza de hasta 60.000 euros por la deuda que tiene con su exmujer.

“Apatía, negligencia y abulia en sus obligaciones como madre”.

David vive desde 2016 con su padre y sufre una enfermedad genética. En enero de 2018, la juez Sonsoles Lloria afirmó que seguía siendo “dependiente económicamente”, y marcó que Rocío Carrasco debía pagar desde aquel momento 200 euros mensuales en concepto de pensión de alimentos.

Por su parte, en el caso de Rocío Flores Carrasco, la otra hija de la pareja, la juez negó darle una pensión alimenticia, después de ser condenada por maltratar a su madre en el año 2012.

La última demanda presentada por Antonio David Flores asegura que Rocío Carrasco no ha pagado la pensión alimenticia a su hijo David. “La querellada ha mostrado apatía, desidia, negligencia y abulia respecto a sus obligaciones como madre, tanto afectivas como económicas, que nunca ha satisfecho desde la primera resolución judicial referente al caso”, asegura el escrito presentado ante la jueza.

Los letrados del ex guardia civil afirman que Rocío Carrasco ha cometido un delito de impago de pensiones, penado con entre tres meses y un año de cárcel, o bien una multa. Un auto del juzgado número 1 de violencia sobre la mujer de Alcobendas mandaba el 29 de abril de 2019 la ejecución de dichas cantidades.

Rocío Carrasco declaró haber tenido cero ingresos.

En aquella ocasión, la juez ordenó que pagara “3.000 euros en concepto de pensiones debidas” y 900 euros más en concepto de intereses. La Agencia Tributaria se puso a investigar las ganancias de Rocío Carrasco en 2018 y la hija de “la más grande” declaró haber tenido cero ingresos durante dicho ejercicio fiscal.

Según la querella presentada ahora, después de aquella resolución judicial tampoco ha pagado “cantidad alguna en concepto de pensión de alimentos ni ha consignado judicialmente cantidad alguna al respecto”. Después de 22 meses, la deuda ha crecido hasta los 4.400 euros más intereses.

Los abogados de Antonio David Flores consideran que “la querellada dispone de los medios e ingresos suficientes para dar el debido cumplimiento a las resoluciones judiciales que le obligan al pago de la pensión alimentaria a favor de su hijo menor David. Por tanto de mala fe se refleja la falta de preocupación e interés y su escasa intención de no querer satisfacer con la obligación del pago de la pensión alimentaria ni del seguro médico que estaba a su cargo desde el primer convenio pactado entre ambos”.

Y tú, ¿qué opinas?