Acusaciones de tongo en la Lotería de Navidad: la foto de un operario que ha hecho sonar las alarmas

La imagen desata las sospechas.

Eran las 12:12 horas cuando Yanisse y Paula cantaron El Gordo del Sorteo de la Lotería de Navidad, el 86.148, el número de los 4 millones. Se encontraba en el primer alambre de la séptima tabla del Sorteo de la Lotería de Navidad.

Las jóvenes, que no pudieron contener las lágrimas al cantar El Gordo de la Lotería de Navidad, fueron las encargadas de repartir la suerte de la Lotería de Navidad. En la administración de la estación de Atocha, en Madrid, donde a diario pasan miles y miles de pasajeros, en Las Palmas de Gran Canaria, una alegría para las islas después de la erupción del volcán, en Santoña y en Ayamonte es donde se repartió la mayor suerte del Sorteo de la Lotería de Navidad.

Horas más tarde, terminó el Sorteo de la Lotería de Navidad, con millones de premios repartidos por todo España, con El Gordo, con sus pedreas. De nuevo, el día de la suerte, y el de la salud, llegó a su fin, con muchos hogares llenos de millones y alegrías.

Sin embargo, quizás lo más comentado sucedió al ir a comenzar el sorteo. La imagen de un operario que introducía las bolas en el bombo no pasó desapercibida. Internet se llenó de acusaciones de un supuesto tongo, que indignó a muchos.

Un movimiento extraño del operario que mete las bolas en el bombo despertó las suspicacias en las redes sociales. Además, una imagen aumentó las dudas sobre la limpieza del sorteo: se ve un objeto que parece ser una bola en la moqueta del Teatro Real, justo antes de empezar el evento.

Las irregularidades en el proceso de introducción de las bolas en el bombo empiezan a ser un clásico del sorteo. Todos los años se producen movimientos raros e imágenes que invitan a la sospecha. Ocurrió en 2019, en 2020, y este año la organización del sorteo tampoco se ha librado.

¿Es posible que haya tongo?

Hace dos años, un gesto sospechoso de uno de los encargados de meter las bolas llamó poderosamente la intención, con un vídeo que corrió como la pólvora por redes sociales y desató las acusaciones de tono. Según los usuarios, el operario había introducido algo más en el bombo, alterando las reglas del juego.

reCu68816V4eobxLimx067

En aquella ocasión, la administración de Loterías y Apuestas del Estado tuvo que salir al quite de los rumores con un comunicado. Pero en 2020, las acusaciones de tongo se volvieron a repetir con un nuevo escándalo aún mayor, ya que apareció un vídeo en el que parecía verse una bola del sorteo en el suelo. Un operario le daba una patada para quitarla de enmedio. De nuevo, la administración salió a defender la limpieza del evento alegando que se trataba de un efecto óptico.

En realidad, el sorteo está protegido por un sistema de máxima seguridad. Una empresa externa se encarga de velar por la limpieza del proceso durante el traslado de las bolas al Teatro Real, y una vez allí se desprecintan ante notario.

Después, son vigiladas constantemente hasta que se introducen en los bombos minutos antes del sorteo. En esta ocasión, la extracción de las bolas se efectuó con normalidad y la administración no se ha pronunciado al respecto de las críticas en las redes.