blogger statistics

9 trucos de la tienda Zara por los que tienes un deseo desenfrenado de comprar su ropa

Zara es el minorista de ropa más grande del mundo. Su fundador, el famoso Amancio Ortega, comenzó con una tienda que vendía copias baratas de artículos de diseño. A día de hoy, la facturación anual de la empresa asciende a miles de millones de dólares.

Y, lógicamente, este enorme dinero se lo llevamos a Zara nosotros, los compradores. Pero, ¿alguna vez te has planeado qué es lo que hace que la gente compre ropa de esta marca una y otra vez?

Las cosas más caras están ubicadas en la entrada, y caes en esta trampa.

En las tiendas de ropa de Zara, las prendas están ordenadas de acuerdo a su precio. En la entrada están las cosas más caras, con la expectativa de que el comprador se enamore de ellas a primera vista. Por tanto, la intención de la marca es que no llegues a los sectores con ropa barata. Zara confía en nuestro comportamiento impulsivo.

Para los compradores que buscan algo más barato, está la parte más alejada de la tienda, donde están las cosas básicas y la ropa con descuentos. Pero para llegar allí, tendrás tiempo de querer llevarte un vestido, una cartera y también unos zapatos de una nueva colección.

La ropa, los zapatos y las carteras están ubicados uno encima del otro a propósito.

En las tiendas Zara no hay sectores en el sentido tradicional de la palabra. Por tanto, zapatos, carteras y accesorios se encuentran en el mismo lugar. No necesitas pensar qué zapatos irán bien con la ropa, ya que los diseñadores de la tienda ya lo han pensado por ti.

Esto es muy cómodo, ya que ahorra tiempo y ayuda a orientarse en el mar de las tendencias. Pero también es un truco astuto, ya que desactiva la lógica del comprador al haberse decidido todo por él. Sólo le queda pagar.

Zara no tiene publicidad, pero no es por ahorrar.

Zara gasta un insignificante 0,3% de sus ganancias en publicidad. Pero a la marca no le hace falta: invierte su dinero en catálogos y… letreros de escaparates. Esto le genera al comprador un sentimiento de exclusividad, como si la calidad de la ropa hablara por sí sola y no necesitara publicidad.

Después de todo, Balenciaga y Versace tampoco tienen publicidad en la televisión, pero la gente sabe que son de una clase premium.

Zara hace lo mismo: irás a la tienda a comprar algo que la gente que conoces no tiene, ropa exclusiva por dinero modesto. Por supuesto que esta exclusividad es imaginaria, y Zara simplemente juega con la necesidad de las personas de comprar algo especial.

La marca te afecta subconscientemente, haciéndote sentir parte de la élite.

Zara nunca abriría una tienda cerca de un Walmart, o alguna tienda pequeña. La marca supervisa meticulosamente la ubicación de sus boutiques, y los puntos de venta solo se abren en grandes centros comerciales o en las calles principales de las grandes ciudades.

Observa con atención: casi siempre hay alguna tienda de élite junto a Zara. La ropa allí es, por supuesto, elegante y hermosa, pero costosa. Por supuesto, Zara es otra cosa, pero estar entre las boutiques de moda le dice al comprador que “nuestra ropa también es elegante”… a precios más bajos.

En otras palabras, Zara nos hace sentir tan elegantes como las personas que gastan una fortuna en su ropa.

Por cierto, Kate Middleton ayudó a la marca a ser un poco más aristocrática. Resulta que la duquesa es una gran fanática de Zara: al día siguiente de la boda, Kate llevó un sencillo vestido azul de esta marca y, por supuesto, se agotó inmediatamente en las tiendas.

Zara lanza varias colecciones nuevas por temporada a propósito.

La estrategia de Zara es la moda rápida y perecedera. Así, la marca ha cambiado nuestra actitud hacia la ropa, y ahora compramos ropa y luego nos deshacemos de ella como si fuera pan duro o galletas húmedas.

Mientras que otras marcas están en el proceso de tratar de adivinar cuáles serán las tendencias del futuro, Zara saca varias colecciones nuevas. Las tendencias cambian una vez cada dos meses, y la marca complace a los compradores con una nueva colección de atuendos.

Si algo nuevo aparece en una pasarela, en las calles de las ciudades o sobre las celebridades, ten por seguro que pronto lo verás en las tiendas de Zara.

El problema es que los clientes se vuelven adictos a la moda rápida. Nos acostumbraron a pensar que la ropa nueva nos hará felices y elegantes. Y si no funciona, siempre podemos regresar a la tienda y comprar algo nuevo.

Te pueden vender algo que no se haya vendido bien en otras partes del mundo.

La ropa de Zara viaja más que muchas personas. Y todo porque las cosas que no se venden en una tienda, se transportan a otra. Así, faldas, pantalones y camisas viajan alrededor del mundo todo el tiempo, y la ropa de Europa puede llegar a los estantes de Latinoamérica.

Pero cuando un modelo fracasa completamente, se recicla. De esta manera, algunos detalles de los atuendos fallidos tienen una segunda vida.

La marca crea una escasez artificial para que no te vayas sin comprar.

Zara crea escasez artificial. La marca ha educado a sus clientes en que “si no lo compras ahora, entonces nunca lo volverás a ver”. De esta manera, una chaqueta que viste en la tienda hace 10 días puede desaparecer de los estantes y nunca volver a aparecer.

Esto despierta en el comprador el instinto de que hay que abastecerse urgentemente para el futuro. Y cuando ve una prenda interesante, el cerebro inmediatamente recibe el impulso: “Cómpralo urgente”. Como resultado, la mayoría de nosotros acaba lamentando el dinero desperdiciado.

Las liquidaciones se realizan siguiendo un esquema especial.

Antes del comienzo de la temporada de liquidaciones —generalmente julio, agosto, diciembre, enero y febrero—, Zara intenta vender tantas cosas como sea posible a un precio normal. Las tiendas se llenan de ropa de colecciones anteriores, y es bastante difícil encontrar modelos más nuevos.

La ropa de las nuevas colecciones tiene etiquetas de identificación, y el resto de la gama de la tienda es ropa “vieja”. Después de un par de días, se venderá mucho más barato. Si esperas un poco, no tendrás que lamentar el dinero desperdiciado.

Un consultor de la tienda Zara no recomienda comprar artículos de colecciones anteriores justo antes de las liquidaciones.

Zara tiene tiendas secretas que nunca tendrán compradores.

Zara tiene tiendas a las que nunca irá ningún comprador. Se trata de las tiendas piloto, escondidas en las entrañas de la sede española de la marca. Si fuiste a las tiendas de Zara en diferentes países, probablemente hayas notado que su interior es casi igual. Y es que un equipo de 30 arquitectos analiza todos los detalles: el color de las bombillas y hasta la textura del revestimiento del piso, que influirán positivamente en los compradores.

En las tiendas de prueba, seleccionan experimentalmente la altura de las perchas, el tamaño de los maniquíes y la ubicación de los mostradores con las cajas. Y todo con el objetivo de que te relajes y hagas más compras.

Una mujer que trabajaba en Zara contó cómo comprar ropa por centavos.

Encontramos consejos de los empleados de la tienda que compartieron información privilegiada, con los que tú también sabrás cómo ahorrar en las compras en Zara.

  • Como en la mayoría de las tiendas de moda, las liquidaciones también se hacen 3 veces al año: al final del verano, antes del Año Nuevo y al final del invierno.
  • Los precios más bajos de la temporada de descuentos son los de la tercera semana de la liquidación. En la primera semana, el descuento es de entre 20 y 25%… en la segunda, de entre 40 y 50%… y al final de la tercera semana, los precios bajan entre un 70 y 75%.
  • Compra las tendencias en Zara, pero la base de tu guardarropa es mejor comprarla en otras tiendas. Según los compradores experimentados, los tejidos básicos y los jeans no son de la mejor calidad.
  • Es mejor no comprar los zapatos de la nueva colección inmediatamente. Durante las liquidaciones, volverán a la tienda con un 50% de descuento.
  • Las tiendas se reponen los lunes: las posibilidades de comprar ropa barata y de calidad son mayores al comienzo de la semana.
  • Los precios más bajos de Zara son los de las tiendas de España y de Portugal —muchas de las cosas se cosen allí—. ¿Estás pensando ir de viaje a uno de esos países? Lleva una maleta extra para las compras.

Cuéntanos tu experiencia comprando la ropa que está de moda.

Fuente