blogger statistics

30 cosas desgastadas con el tiempo que cuentan interesantes historias

“El tiempo no espera a nadie”, es un dicho bastante antiguo que ha aguantado el paso del tiempo porque es una verdad sencilla y fundamental. En esta recopilación podrás ver una serie de cosas que se han enfrentado a la imparable fuerza del tiempo… y han sobrevivido.

Su belleza está precisamente en las historias que cuentan, el desgaste de la gravedad, de la fricción, del uso repetido… El resultado nos da una idea del tipo de existencia que han experimentado estos objetos con el tiempo, y también sobre aquellos que los han usado.

Mi hermano y yo recibimos ositos de peluche iguales al nacer. Pero yo quería más al mío…

El mover mancuernas con el pie me ha desgastado el calzado hasta mostrar el esqueleto de mi pie.

Un buen perro en Praga.

El lugar favorito del perro.

Esta hoja ha perdido el pigmento tras pasar demasiado tiempo en la piscina.

Los pasos del gato que siempre camina por el mismo sitio.

El felpudo tras años del perro pisando ahí cuando oye llegar el coche.

14 años de arañar.

La alfombra de mi abuela tras mover su cama por primera vez en 60 años.

Los indicadores de desgaste del neumático muestran un porcentaje de lo que queda.

Se rompió la pared y se ven los años de capas de pintura.

El globo de cristal de esta farola hizo de lupa lo bastante para quemar el paso del sol en el césped.

La portada de 1984 de George Orwell se va “descensurando” con el uso.

El sol ha desgastado este cartel y ahora parece heavy metal.

El suelo desgastado en esta pizzería permite ver el suelo antiguo.

La alambrada ha desgastado esta roca tras años de excursionistas pisándola.

Esta tecla tras 10 años de meter encargos en la tienda de mi abuela.

Se han empezado a caer las letras del bote de loción.

La comparación entre diestros y zurdos en mi instituto.

Estos cuchillos han sido tan usados que casi han desaparecido.

Puerta falsa en Ikea.

Mi padre lleva tanto tiempo con la misma billetera que la foto de su carnet se ha impreso en el plástico.

El barbero local lleva abierto desde que recuerdo. El suelo de metal está desgastado alrededor de la silla.

Mi madre compró el mismo peluche para mi hermana en caso de que lo perdiera. Tras 16 años, hemos encontrado los 4.

Este bolígrafo ha estado en mi bolsillo cada día de trabajo durante los últimos 15 años. Perteneció a mi abuelo y el bronce ya se estaba empezando a desgastar cuando lo heredé. Aún fabrican recambios.

He desgastado todos los agujeros de este cinturón.

La campanita de la puerta de una tienda.

Las grapas de los anuncios tras 4 décadas.

Este fax/escáner ha sido tan usado que con el tiempo el papel ha cortado el plástico.

Escaleras construidas en 1829 vs 2005.

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros?

Deja un comentario