blogger statistics

24 internautas revelaron las bromas más pesadas que hicieron

Las bromas son inevitables. Algunas hacen gracia, pero otras pueden resultar molestas. Esta es la conclusión a la que llegaron algunos internautas tras compartir las bromas más malvadas que alguna vez hicieron o sufrieron.

Por ejemplo, tenemos a quienes decoraron esponjas como si fueran un postre, desarmaron un auto pieza por pieza o le mintieron a su esposo sobre un embarazo… de manera que terminó desmayándose de la impresión.

Atento a estas peculiares bromas, ¡esperamos que os haga sonreír!

1.

10293110 aC56OkAr 1581254021 728 76225db6e6 1581948746

2.

Mi mamá no tolera las cosas dulces, y, según puedo recordar, nunca las come. Así que, cuando tenía 6 años, durante un desayuno, ella dejó su café recién preparado sobre la mesa y mi hermano mayor me animó a ponerle más azúcar como una broma. Así que lo hice. Mi mamá regresó agitada, bebió el café y lo escupió como un cohete. Con mi hermano comenzamos a reír y a decirle que era una broma, explicándole que le habíamos puesto azúcar extra. Sin embargo, ella nos miró como si fuéramos estúpidos, ya que, aparentemente, lo que le puse a su café fue sal.

3.

Cuando trabajaba en McDonald’s, hace aproximadamente 15 años, un compañero le pidió a una cliente su número de teléfono y ella se lo dio. Cuando llamó, resulta que era el de su novio.

4.

Dos de mis amigos no se conocían, y, antes de que hablaran, les dije que el otro estaba un poco sordo. Así que se gritaron durante unos minutos antes de darse cuenta de que soy un imbécil.

5.

En la escuela secundaria me metí al baño de niños y reemplacé todo el jabón de los dispensadores con jarabe para panqueques.

6.

Disimuladamente coloqué 10 pequeños despertadores (cada uno con un minuto de diferencia) alrededor de mi hermano. Déjenme decirles que tuvo una mañana difícil.

7.

10293160 xbzx3p9o9up21 1581254319 728 4eda117674 1581948746

8.

Recibí 12 horas de servicio comunitario por cubrir el campus de mi escuela secundaria con tortillas.

9.

En la secundaria, el profesor de metalurgia también era el cuidador del lugar, y tenía un anillo gigante con llaves para cada puerta de la escuela. Mis amigos lo robaron y las derritieron todas para moldearlas en una llave gigante. Luego lo presentaron como su proyecto final y les fue excelente.

10.

Mi hermano era un niño que solo tomaba Coca-Cola, pero yo estaba un poco harto de escucharlo, ya que decía que Pepsi sabía horrible. Así que hice un pequeño desafío: tiré 2 litros de Coca-Cola y llené la botella con Pepsi. Ese día supe que Pepsi solo sabe bien cuando está en otra botella.

11.

Reemplacé la proteína en polvo de un compañero de trabajo con leche con chocolate durante más de un año.

12.

Cuando era niño grabé el nombre de mi hermana en la pared y ella les dijo a mis padres que no lo había hecho, que no sabía cómo eso había llegado hasta allí. Bueno, mis padres no le creyeron porque “quién más tallaría TU nombre”.

13.

10293210 B03vH0Dr 1581254591 728 94474d57a2 1581948746

14.

Durante mi último año de universidad viví en una casa con otros 4 chicos. Para el Día de los Inocentes compré un montón de esponjas y las unté con glaseado de chocolate y chispas de arcoíris. Las puse en un plato y las cubrí con papel de aluminio. También dejé una nota que decía: “BROWNIES ADICIONALES. POR FAVOR, CÓMALOS”. Resulta que tres de cada cuatro compañeros de cuarto mordieron los brownies y se sorprendieron al encontrarse masticando una esponja. Fue glorioso.

15.

Una vez, muy temprano en la mañana, decidí cambiar todos los relojes de la casa. Los adelanté una hora y media, y luego me senté a observar el caos de 4 chicas tratando de usar el baño al mismo tiempo.

16.

Hace un par de noches convencí a mi esposo de que estaba otra vez embarazada y tuve que fingir que 2 pruebas de embarazo habían dado positivas. Nosotros ya tenemos dos hijos: el primero, de 2 años, y el segundo, de 5 meses. Él se desmayó.

17.

Le dije a mi hermano que los milpiés enrollados eran dulces. Él tenía 6 años, y creo que puedes adivinar lo que pasó después.

18.

Usé el parlante virtual Alexa y asusté a mi hermana lo suficiente como para saltar por una ventana.

19.

10293260 hN3941O 1581254834 728 cf21618cea 1581948746

20.

Cuando mi abuelo estaba en la universidad, él y un grupo de amigos (ingenieros) realmente odiaban a su decano, por lo que desarmaron su automóvil pieza por pieza y luego volvieron a montarlo en el techo de un edificio.

21.

Tenía un compañero de trabajo que no soportaba el sonido de la gente masticando algo. Bueno, cuando se fue de vacaciones, puse un mensaje de error en su computadora que se convertía en un clip de dos minutos donde se escuchaba a alguien mordiendo una manzana crujiente. El mensaje de error tardó semanas en aparecer, pero, cuando lo hizo, él se quitó los auriculares con disgusto.

22.

A mi papá le gusta colocar su taza de agua en la nevera para que se mantenga helada. Sin embargo, todas las mañanas, mi hermana tomaba un gran trago de ese vaso. Mi padre se molestó tanto por eso, que una noche bebió la mitad del agua y rellenó la otra mitad con vinagre. Al día siguiente, mi hermana tuvo una sorpresa incómoda.

23.

Trabajé con un gerente que no era la persona más amable. Un día, después de cerrar la tienda, llegué al estacionamiento 5 minutos antes que él y coloqué un trozo de papel debajo del limpiaparabrisas de su vehículo nuevo (tenía una semana), la cual decía: “perdón por el daño”. Obviamente no hubo ningún daño, pero él tuvo que verificar cada centímetro para asegurarse.

24.

Cambié los letreros en el vestuario de hombres y mujeres durante una reunión de natación. Fue pura comedia.

Y tú, ¿cuál es la broma más pesada que te han hecho o que has hecho alguna vez?