blogger statistics

22 ilusiones ópticas que casi causaron infartos a la gente

Puede que hayamos visto demasiadas películas de terror cuando éramos pequeños. O quizás simplemente forma parte del instinto, el hecho de tener cuidado con los peligros aunque no estén ahí necesariamente. El caso es que todos recordamos ese sentimiento de terror cuando la sombra de un árbol asoma por la ventana.

Preguntamos si “hay alguien ahí”, porque estamos programados para ver caras y rasgos humanos rápidamente. Por ese motivo, la rama del árbol que se mueve con el viento puede convertirse de pronto en el brazo de un asesino con un hacha. Si te dan miedo las arañas, quizá empieces a verlas por doquier… hasta que mires más de cerca y veas que es una pinza para el pelo.

Atento a esta lista con cosas que asustaron a la gente: algunas es comprensible que den miedo, pero otras son para partirse de risa sin más.

Anoche me quedé a dormir en casa de mi madre y esto me dio un sustazo.

Dejé mis botas de pescar en el sótano y a mi esposa casi le da un ataque cuando bajó ahí.

Estaba comiendo nueces cuando se me ocurrió mirar esta y…

Pensaba que había una mujer disfrazada de sirvienta a punto de saltar de un edificio y llamé a la policía.

Nos dimos un buen susto, pero al final era un maniquí.

Llegué a mi casa y vi una figura dentro. Llamé a la policía y revisaron toda mi casa. Era la colada colgando.

De repente me quedé sin respiración… me había dejado ahí la pinza del pelo.

No sé quién ha colgado ahí la ropa pero vaya susto.

Entré en mi cuarto y vi mis almohadas y manta enredadas así, casi me da un infarto.

Esto estaba junto a la casa de mi amigo y no sabía lo que era.

Llegué tarde a casa y esto estaba al borde de mi cama. No me podía ni mover del miedo.

Cuando tu lámpara te da un susto.

Mi madre lavó mi batamanta y la colgó en mi cuarto, casi me da un infarto.

Mi esposa dejó así el edredón para que se secara, y…

Dejé las botas en la puerta trasera, me olvidé y cuando fui a salir otra vez me di un susto.

Casi me da un infarto. La cama elástica tenía un agujero y a ella le pareció divertido meter la cabeza.

Pensaba que mi amiga estaba colgando de su ventana en el piso 11… solo estaba secando sus botas.

Cada vez que vuelvo tarde a casa me pego un susto con la silueta antiladrones de mi vecino.

Vimos una “cabeza” en la playa tras el huracán Sandy.

Susto conduciendo.

La sombra de este árbol me ha asustado.

Este susto me pasa por dejar en medio las zapatillas.

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros?