blogger statistics

20 personas contaron con sinceridad cosas que solo aquellos que crecieron en una familia pobre pueden entender

Fue Hemingway quien dijo que la pobreza hace que una persona esté mucho más atenta. Una idea que fue confirmada con éxito en un hilo recientemente de Reddit. En él, los usuarios contaron sus experiencias de una, cuanto menos, complicada infancia.

En dicho hilo hay muchas historias que, a pesar de contar con un toque negativo, dejan unos recuerdos sorprendentemente agradables.

Cada vez que un amigo venía a pasar la noche a mi casa, mi madre no cenaba para que ajustara para él. Por supuesto, al crecer, acabé descubriendo la verdad y me impactó. Además, nunca olvidaré los cumpleaños y celebraciones, para los cuales mis padres ahorraban durante mucho tiempo. © duddy33

Recuerdo que la búsqueda del árbol de Navidad se convirtió en una linda tradición en nuestra familia. Por la noche, buscábamos lugares donde todavía quedarán árboles. En 9 de cada 10 casos en los que nos mostrábamos interesados ​​en un abeto, nos decían: “Simplemente, llévenselo”, deshaciéndose felizmente de este. © ijustwanttobehonest

Por las noches, me sentaba en el porche y disfrutaba oyendo a las ranas croar y a los grillos cantar. No teníamos televisión ni juegos para divertirnos. La naturaleza era nuestro entretenimiento. © MarkusRight

Pensaba que las computadoras de uso libre en la biblioteca e ir al parque eran las mejores cosas de la vida. © boob__punch

Nunca he sentido que necesitaba algo más que un techo sobre mi cabeza y comida. Todavía no tengo ganas de gastar dinero en cosas y entretenimiento. © blahwoop

Las pastillas de caldo eran mano de santo. Podrías simplemente cocer verduras con una pastilla y tenías la sensación de que comías sopa. Y el “Snickers” sabe mejor cuando, en Nochevieja, lo divides en 4 partes: para ti, tu hermano y tus padres. © NinetyNine

A los 14 años, le pregunté a mi madre por qué ahora cocinábamos sopa sin pastillas para el caldo, cuando antes las añadíamos y eran deliciosas. Ella me dijo que ahora teníamos dinero para comprar carne. © UtanMening

Antes me sorprendía cuando a mi mamá y papá no les gustaban los dulces, embutidos, carne… Que eran adultos, pero se saciaban con un tercio de nuestras raciones infantiles, que a menudo no querían cenar porque no tenían hambre. © Kavkazets

La pizza es el mejor regalo de cumpleaños. Una pizza entera con tus ingredientes favoritos solo para ti. © SuddenTerrible_Haiku

Me sentía muy culpable cuando tenía que pedir a mis padres cosas para la escuela, por eso temía a los proyectos de arte en clase. Sí, eran solo 20 dólares, pero necesitamos este dinero para vivir. © Monteze

Iba a una escuela para chicas antes de llegar a la universidad. Los padres de muchas de ellas les prohibían venir a mi casa, por lo que me sentía sola e inútil. Ahora tengo un doctorado. © Cookiesforshorts

Vivir en una tienda de campaña es divertido solo cuando tienes tu propia casa. © heyitsvonage

Estoy convencido de que todo lo brillante en el suelo puede acabar siendo una moneda. © Obi-Anunoby

No sé cómo será en otros estados, pero en Minnesota no pueden apagar la calefacción en invierno por impago porque alguien puede quedarse congelado en casa. Por lo tanto, esa era una buena época para no pagar y recaudar dinero para otras facturas. © Sharcbait

Mi madre nos llevó a mi hermano y a mí como voluntarios a un comedor social para ayudar a los pobres. “Siempre debemos ser amables con los que son menos afortunados”, decía. Y después de terminar este trabajo, nos quedábamos a comer allí con los demás, supuestamente, ya era demasiado tarde para cocinar en casa. De esta manera, mi mamá evitaba que pensáramos que también nosotros éramos pobres. © Wheel_redbarrow

No podíamos permitirnos ir de vacaciones, así que íbamos a un hotel cerca de nuestra casa y nos quedábamos allí para pasar la noche. Los mejores recuerdos son la piscina y el desayuno de cortesía. © uchizuna

Recuerdo que mi bisabuela cultivaba en un huerto muy pequeño. Tenía una modesta cosecha de fresas y papas. Durante mucho tiempo, las bayas fueron el único postre disponible. También mi bisabuela iba a vender cosas viejas a un mercadillo para que nuestra familia tuviera, al menos, algo de dinero. © LampaKota

Hasta los 10 años, mi hermana y yo crecimos en la pobreza, aunque no lo sabíamos. Un par de veces a la semana, nuestro papá nos decía que muchas personas tiran basura al suelo, y teníamos que hacer todo lo posible para que nuestro alrededor estuviera más limpio. Por eso, íbamos a recoger botellas y latas, que luego entregábamos para su reciclaje. Solo más tarde me di cuenta de que simplemente no teníamos suficiente dinero para la comida. © apalacrypto

Cuando tenemos algo que nos sobra, debemos compartir. Esta es la mejor manera de mantenerse a flote en momentos de necesidad. © thatnomadsucks

¿Crees que el dinero da la felicidad, o que se puede ser feliz con poco? ¿Tienes grandes recuerdos de una infancia a pesar a la escasez y la necesidad?

Fuente