blogger statistics

17 tuits de una empleada de una tienda de mascotas que cuenta las diferencias entre las clases de alimentos para animales domésticos

Una tuitera que firma con el alias de Zaya Baka, ha creado un hilo en el que habla sobre los tipos de comida para las mascotas. Cabe destacar que trabaja en una tienda especializada en esto, y además realizó cursos de formación, asistió a diferentes ponencias y seminarios organizados por los fabricantes de alimentos para animales, y obtuvo así unos valiosos conocimientos.

Su interés por saber cómo alimentar de manera correcta a una mascota no es gratuito. El gato que vivía con su familia estuvo enfermo durante un tiempo, y tuvo que ser tratado y requirió de cuidados especiales por un periodo prolongado.

Cuando tuvo la oportunidad de trabajar con productos para mascotas y estudiar más a fondo la alimentación animal, no perdió la ocasión para aprender. Ojo, que esta joven comparte su experiencia personal. El objetivo de su hilo es animar a las personas a acudir al veterinario para seleccionar la alimentación adecuada para su mascota.

Alimentos de clase económica.

Las comidas de clase económica no contienen carne, pero sí una buena parte de la tabla periódica. Diciéndolo, me refiero a diferentes estimulantes del apetito y potenciadores de sabor. Tu mascota come, pero no se sacia, más bien, por el contrario, solo siente más hambre.

Además, a los alimentos de clase económica se les añade maíz, el alérgeno más fuerte para nuestros amigos de cuatro patas. Con honestidad, no puedo citar la proporción exacta entre los restos de carne y cereales, esto depende también del fabricante, pero por regla general siempre hay más maíz.

En la comida de clase económica, se agregan los desechos residuales de la producción de carne: cuernos, pezuñas, piel, pelo, plumas, cualquier cosa menos carne en sí misma, por mucho que nos intenten convencer de lo contrario, hablando de un “pollo jugoso” o un “cordero tierno”. Obviamente, este tipo de productos carece de valor nutricional.

Y ahora viene lo más interesante: ¿qué alimentos entran en el grupo de clase económica? Prácticamente, todos los que vemos en los anuncios de televisión y en las cadenas de supermercados.

Todo el mundo ve la publicidad, va a comprar la comida y el animal, con ansias, como si no hubiera comido en un mes, la devora (gracias a los potenciadores de sabor y estimulantes del apetito). Mientras que nosotros pensamos: “Oh, este es buen alimento, qué bien lo come”. No.

La cuestión es que la comida de clase económica requiere dar mucha más cantidad si se compara con una más cara porque, como ya dije, el animal no se sacia con ella y se convierte, como dijo mi encargada, en un adicto que necesita de una nueva “dosis”.

Clase premium.

Clase premium. Por desgracia, no todos los fabricantes dicen la verdad sobre sus productos. Así las cosas, en el alimento de clase premium ya aparece la harina de hueso: su valor nutricional es más alto que el de los “restos”; a veces también encontramos un pequeño porcentaje de harina de carne.

En la clase premium, la comida ya se divide en función de la edad del animal y si está esterilizado o no. En la clase económica, estas clasificaciones, supuestamente, también existen, pero no son más que palabras en el envase. Es importante alimentar a un animal esterilizado con la comida apropiada, ya que de lo contrario pueden aparecer problemas con los riñones, el hígado y la vejiga.

Súper premium.

Luego van los alimentos de la categoría súper premium. Aquí, un porcentaje significativo corresponde a la harina de carne, algunos fabricantes quitan el maíz, minimizan su presencia o lo reemplazan con cereales no alergénicos. En este tipo de comida ya no encontramos estimulantes del apetito.

Y sí, este tipo de comida cuesta mucho más, pero en realidad su consumo es bastante menor que el de la clase económica, ya que la mascota se sacia. Mantuve una breve conversación con nuestros clientes y juntos, calculadora en mano, anotamos cuánto gastan en comida de clase económica al mes.

Y no lo creerás, pero el total resultó ser el mismo, o incluso un poco más, que por un kilo y medio de alimentos súper premium (de media, 1,5 kilos es suficiente para un gato durante un mes).

Holístico.

Bueno, la cima de la pirámide la copa la clase holística. Holístico significa “del todo o como un todo”. En términos generales, se trata de alimentos que están completamente equilibrados y, como resultado, son los más adecuados para las mascotas. En ellos, encontramos el porcentaje máximo de carne, ausencia total de maíz alergénico y de otros cereales en general.

Los alimentos de clase holística para gatos, por ejemplo, se asemejan al máximo al valor nutricional de un ratón de campo: la alimentación natural de los gatos en plena naturaleza.

No estoy diciendo que todos tengan que cambiar a esta clase, simplemente, cuento sobre algo que me pareció necesario saber. Lo importante que quería pedirles es que no den comida de clase económica a sus mascotas, se quedan con hambre.

También vale la pena decir que, si decides pasar a tu mascota de una alimentación de clase económica a otra superior, tendrás que hacerlo poco a poco: no debes comprar inmediatamente una holística: empieza por una de clase premium. Y advierto de antemano: será difícil, especialmente, para el dueño. El gato no querrá comer otra comida porque ya está “enganchado”.

Digo “gato”, porque para mí es relevante, pero, por supuesto, esto se aplica también a los perros. Todo lo que tienen que hacer los dueños es armarse de paciencia y entender que la pena en este caso es tu enemigo. No debes sentir pena por tu mascota y volver a la clase “económica”, porque, como se dice, nadie se ha muerto sobre un plato de comida.

Y también quiero mencionar los alimentos a granel: son muy poco seguros. En primer lugar, no puedes saber su fecha de caducidad y, en segunda instancia, tampoco puedes saber nada sobre el cumplimiento de las normas sanitarias; además, la bolsa constantemente se abre y se cierra, lo que tampoco ayuda a mantener la calidad del contenido.

Recomendaciones para los dueños de mascotas.

La autora de este hilo recibió muchos comentarios, preguntas y agradecimientos. Lo más agradable para ella fue cuando los usuarios escribían que alimentaban a su mascota con un tipo de comida, y luego, al acudir al veterinario, consultaron y escogieron una opción mejor.

Es muy importante consultar con veterinarios. No se debe, al leer un hilo en Twitter, apresurarse sin meditarlo a comprar la comida más cara de clase holística. No debería ser así. Después de todo, los animales, al igual que las personas, son todos diferentes: para algunos, esto puede ser lo adecuado, pero, para otros, no. Así que les animo a llevar a sus mascotas a consultar con un veterinario.

No se debe tratar a los animales por cuenta propia. Nada de “me parece que tiene problemas con los riñones, así que voy a comprarle comida medicinal”. No debería ser así. Solo un especialista puede diagnosticar esto y Google no te podrá ayudar tampoco en este sentido. Esto se aplica en general a todo, no solo a los alimentos.

Bajo ningún concepto deben administrarse a los animales medicamentos para humanos. Esto parece obvio, pero yo, trabajando en una tienda de mascotas, me he topado con situaciones así en repetidas ocasiones. Pero si todo es muy sencillo: los fármacos para humanos, con las dosificaciones calculadas con base en su altura y peso, no son adecuadas para nuestros amigos de cuatro patas.

¿Cuál es el consejo más útil que alguna vez te ha dado un veterinario en relación con la comida para mascotas?

Fuente