blogger statistics

16 niños que podrían ganarle a cualquier cómico profesional

No hay nada como las ocurrencias de los niños. Esa mezcla de curiosidad y auténtica ingenuidad da pie a muchos momentos llenos de comedia, como sabe cualquiera que comparta su tiempo con ellos.

Cuando somos adultos, de vez en cuando tenemos que fijarnos en su manera de entender la vida, ya que nos ayuda a ver las cosas desde ángulos completamente nuevos. Después de todo, cuando somos pequeños los árboles son más grandes y la hierba de un color verde asombroso.

Atento a estas frases demoledoras de niños, porque no tienen desperdicio.

1.

Conversación con mi hija de 6 años:
—¡Papá, búscame mis pantuflas, por favor!
—Hmm, pero no sé dónde están.
—¡Por eso se llama “buscar”!

2.

Mamá y su hija, de unos 5 años, están hablando en una tienda.
—¡Mamá, compra unas salchichas!
—Que las compre papá, mamá solo toma alimentos saludables.
—¡Y papá deliciosos!

3.

Una madre caminaba con su pequeño hijo por el parque. Y de repente vieron caminando hacia ellos a una mujer que llevaba de la mano a 2 gemelos. El niño, al verlos, se calló, los miró con mucha atención y luego le preguntó a su madre: “¿Y dónde está el mío de esos?”.

4.

Cuando era pequeña, tenía miedo de despertarme por la noche. Sabía que la Tierra estaba girando, pero todavía no sabía sobre la gravedad. Por lo tanto, tenía miedo de golpearme contra el techo. Después de un tiempo, le conté a mi hermano sobre el miedo de mi niñez. Pensé que se reiría, ¡pero no! Dijo que mi miedo era una tontería en comparación con el suyo: él tenía miedo a la nevada. Daba la casualidad de que mi hermano no veía cómo nevaba. Salía a la calle y la nieve ya había formado una densa capa. Por eso, mi hermano pensaba que la nieve descendía al suelo en capas enteras y, como Tetris, encajaba en el suelo. Le preocupaba que le golpeara la cabeza.

5.

Hoy estábamos sentados con toda la familia, almorzando. Mi hijo mayor preguntó:
—Mamá, ¿es cierto que todo niño tiene un padre?
—Es cierto.
—Entonces, ¿por qué hay 3 niños en nuestra familia y solo hay un papá?

6.

Cuando era muy pequeña, mi padre me llevaba al kínder en un auto muy pequeño. En el salón siempre sonaban los Beatles; papá era un fanático empedernido de la banda. Y yo estaba seguro de que los Beatles estaban sentados en nuestro maletero, cantando y tocando. Estaba muy orgullosa de que fuera para nosotros, en nuestro coche, que tocara una banda tan buena.

7.

Una vez, cuando era pequeña y tonta, me enviaron a la tienda por primera vez. Me dieron dinero y me dijeron que comprara una botella de refresco (que costaba menos de lo que me habían dado). Regresé a casa con 1 botella y fui recibida por mi papá sonriente, que me preguntó si me había comprado algo sabroso con el cambio. Tuve que fingir que sí, porque en realidad había tirado el dinero restante, porque pensaba que todo el mundo hacía eso cuando le sobraba dinero.

8.

En la tienda había un hombre con un vigoroso niño de cinco años (aproximadamente). El niño, como le corresponde a los niños, estaba destruyendo la tienda. “Nuestra mamá se fue”, dijo el padre. Cero reacción. “Mamá se fue porque te portaste mal”. Sin reacción. “Nuestra mamá se fue porque no escuchas a nadie. Se fue, se perdió y nunca regresará”. El niño, tras finalmente comprender lo que se le dijo: “¡Vivaaaaaaaa!”.

9.

Estábamos comprando un auto. Mi hijo (rubio con ojos azules): “Que no sea blanco. Ya interpreto a un príncipe en todas las funciones, y si el auto también es blanco, entonces ¿cuántos corazones de chicas tendré que romper con un rechazo?”. Nuestro príncipe anda sobre un caballo azul.

10.

Mi hijo se lastimó las rodillas en verano y estaba llorando, mirando sus heridas: “Mamá, tenemos que ponerme unos pantalones”. Le puse unos pantalones y realmente dejó de llorar. Si no lo ves, no duele.

11.

Mi amiga decidió cantarle una canción de cuna a su hija de 3 años. La niña la escuchó y dijo: “¿Listo, mamá, ya cantaste? ¿Puedo dormir ahora?”.

12.

Tenía alrededor de 5 años. No recuerdo los detalles, pero, aparentemente, hice un lío bárbaro mientras jugaba. Mi papá, que había vuelto a casa para almorzar, dijo que debía limpiar todo ese desastre y a su vuelta, cito, “todo debe brillar de limpio”. Y volvió a irse a trabajar (cuando era pequeña, mis padres a menudo me dejaban sola en casa). Recogí los juguetes, luego barrí el piso con una escoba lo mejor que pude (la aspiradora era pesada), después de lo cual tomé la lluvia plateada del árbol de Navidad del armario y la coloqué hermosamente en todas las alfombras, porque, bueno, brilla.

13.

Le pedí a mi hija que me dejara darle un mordisco a su chocolate. Su respuesta: “Mamá, ¿quieres chocolate o quieres estar delgada?”.

14.

Cuando era niña, y mi madre me comparaba con mis amigas / compañeras de clase, yo en respuesta la comparaba a ella con sus madres. No volvió a hacerlo.

15.

Mi hija (6 años), que usa anteojos, jugaba a las cartas con un vecino (9 años). Ella jugaba y hacía mucha trampa: se daba a sí misma las cartas de triunfo, etc. En un momento, él se dio cuenta de eso y le gritó: “¡Oh, mala, estás haciendo trampa!”. Y ella, quitándose los lentes y agitando las pestañas: “¿Por qué mala? Mira qué linda soy sin lentes. Sigamos jugando”.

16.

Una vez, mi marido trajo varias bolsas enormes de la tienda, y a nuestro hijo (de 4 años) le encanta desarmarlas. Y entonces escuché desde la cocina: “¡Plantillas! ¡Oh, más plantillas!”. Me pregunté, ¿qué plantillas? No estaban en la lista. Fui y mi hijo me tendió unas toallitas, ¡2 paquetes! Plantillas, maldita sea…

Pero, ojo, que los padres a veces también tienen los suyo…

17.

Después de todo un día de silencio, le estaba contando con entusiasmo a mi esposo la conversación que había tenido con los niños: “¿Sabes que la nutria, al bucear, aprieta sus orejitas, como si fueran válvulas?”. Mi marido, con tristeza: “Qué lástima que yo no puedo hacer eso”.

18.

Estaba sentado leyendo un periódico. La audibilidad por el elevador de basura siempre fue buena, pero mis vecinos y yo cooperamos y lo quitamos (el elevador) juntos, pero el agujero todavía no había sido tapado. Escucho desde abajo:
—Papá, ¿puedo lavar las paredes del baño también?
—Oh… Para ser honesto, tenía MUCHAS ganas de lavarlas yo mismo…
—¡Oh, por favor!
—Bueno, está bien. Pero aquí hay una esponja y aquí hay un producto limpiador, solo se pueden lavar con eso.
—¡Gracias, papá!
Qué obra teatral… Difícilmente pueda olvidar la actuación del actor principal, interpretado por el padre: ¡qué drama, tanto dolor en la voz, qué ganas que tenía de lavar las paredes del baño! Pero, ¿qué no haría uno por sus hijos…?

Y tú, ¿recuerdas alguna anécdota digna de aparecer en esta recopilación?