blogger statistics

10 actos de malos padres que hicieron perder la confianza de sus hijos

La educación de los niños es un reto que es necesario abordar con mucha seriedad. Siempre hay que pensar bien si hay que decir o hacer algo, ya que acciones aparentemente insignificantes pueden marcar profundamente a los más pequeños.

Es lo que demuestran algunas anécdotas encontradas en las redes sociales, que tienen una cosa en común: son momentos en los que los hijos perdieron para siempre la confianza en sus padres.

1.

Hace unos meses, mi madre matriculó gratis en la universidad a mi hermano de dieciocho años, por su matrícula de honor. Al volver, me dijo: “Es un gustazo ir a matricular a tu hijo con matrícula de honor. Estas cosas, solo pasan una vez en la vida”. Gracias por la confianza, mamá.

2.

Mi padre llamó a su taller de confianza para preguntar cuándo había que hacer la revisión al coche. Le oí decir que lo iba a llevar para que le mirasen el nivel del aceite, pero resulta que en casa tiene a su hijo que es técnico superior de automoción. Gracias por tu confianza, papá.

17 walt jr ep14
Walter White, Jr. (RJ Mitte) and Walter White (Bryan Cranston) – Breaking Bad _ Season 5, Episode 14 – Photo Credit: Ursula Coyote/AMC

3.

Mi madre me ha anunciado hoy que mi padre y ella van a comenzar a tramitar su divorcio en breve. Pero cuando realmente me he sorprendido ha sido cuando me ha dicho: “Cuéntaselo tú a tu hermana (de 9 años), que A MÍ ME DA VERGÜENZA”. Le digo: “¿Vergüenza? ¡Pero si es tu hija!”, y me dice: “ya, pero casi no tengo confianza con ella”. No sé qué será de mi hermana cuando me vaya de casa.

4.

Escribía un diario con cuentos sobre temas comunes para los adolescentes: relaciones con los chicos, enamoramientos y demás. Aunque eran primitivos, eran mis primeros intentos de escribir. Solo le permitía leerlos a mi amiga más cercana. Sin embargo, descubrí que mi madre los leía en secreto. Y se burlaba de mí con una saña inusitada. Decía cosas como: “Jajaja, vaya cosa que escribiste allí. Sí, lo leí, ajá…”.

Entonces entendí lo que significan las expresiones “vergüenza ardiente” y “odio feroz”.

5.

Coleccionaba monedas raras que costaban mucho, más de 10 euros. Y mi mamá se las gastó, así sin más, en una tienda. Le dije que las monedas eran mías, y su respuesta fue que todo era de todos, y que no había ahorros en ningún lugar. Luego dijo que los productos son más importantes que unas monedas. Traté de demostrarle que podría haber obtenido mucho más dinero por ellas, pero eso no le impresionó, simplemente seguimos discutiendo.

Me había esforzado durante unos 6 años. Algunas monedas no se encontraban en ninguna parte, otras eran defectuosas y también tenían mucho valor. Pero, aparentemente, solo para mí… Terriblemente injusto, porque sabía perfectamente lo que valían. No esperaba una traición así.

6.

La semana pasada, mi padre quiso hacerme unos análisis de ADN para ver posibles enfermedades genéticas. Él trabaja en un laboratorio donde hacen esas pruebas, así que le saldrían gratis. Mi madre se puso muy histérica, diciendo que no confiaba en que fuera realmente hijo suyo. Mamá… ¿qué ocultas?

7.

Mi madre me ha echado la bronca diciendo que yo le he robado sus ahorros. Cuando le he preguntado si alguien más sabía dónde los guardaba, me ha dicho que sólo su novio, pero que confía en él. Son novios desde hace solamente 2 meses. Yo soy su hijo desde hace 24 años, pero al parecer se le ha olvidado.

8.

Mi tía nos ha contado que ha encontrado una caja de condones en el dormitorio de mi prima. Ha dicho que está muy disgustada, porque su hija no confía en ella lo suficiente como para contarle que sale con alguien. Lo ha dicho en un bar lleno de gente y gritando. Normal que no confíes en ella, prima.

instant family

9.

Tenía entre 8 y 9 años cuando mi abuela perdió un reloj de oro. Se armó un escándalo, ya que era muy caro. Mi tío, mi tía y mi madre me sentaron en un taburete de la cocina y empezaron a interrogarme, obligándome a mirarles a los ojos. Les expliqué que yo no lo había robado, y que no tenía idea de dónde estaba, pero me presionaron tanto que finalmente estallé en lágrimas ante mi incapacidad de demostrarle algo a 3 adultos.

Tras presionarme mentalmente durante 4 horas, intentaron encontrar enfoques desde diferentes ángulos, como “¿Tal vez te olvidaste? ¿A quién no le sucede?”, y tácticas de “poli bueno y poli malo” y amenazas. Yo estaba tan asustado que todo se convirtió en una mezcla de vergüenza e incomprensión.

Algo dentro de mí se rompió… ¡No me creían! Estaba diciendo la verdad, pero no me creían. La grieta se abrió y dentro de mí se quebraron la inocencia infantil y la confianza en mí mismo. Como resultado, me sentí tan angustiado y asustado, que para detener esa tortura, mentí. Dije que le había dado el reloj a un amigo de la escuela.

Mi tío se subió a una bicicleta y fue a casa de mi amigo. Por supuesto, allí no sabían nada sobre el tema. Al día siguiente fui a la escuela con la cabeza gacha, avergonzado y enfadado conmigo mismo. Me disculpé con mi amigo, pero ese día me ardía el estómago y no pude estudiar con normalidad. En mi interior había mucho resentimiento, así como culpa, vergüenza y muy pocas ganas de volver a casa, donde mi propia madre me había traicionado, ya que no me había creído a mí, a su hijo.

Una semana después, mi abuela encontró el reloj. Nadie se disculpó conmigo. ¿Por qué iban a disculparse con un niño? ¿Qué importa? Y yo simplemente dejé de confiar en mi madre y en mis parientes.

10.

Recordé una historia de mi infancia, cuando fui junto a mis padres y mi primo segundo, que tenía mi edad, al bosque a recoger fresas silvestres. Yo tenía unos 5 años. Mi primo se comía de inmediato todo lo que recolectaba, mientras yo llenaba mi balde pacientemente, y trataba de frenar los intentos de mi primo de robarme algunas bayas. Tenía muchas ganas de comer todo juntos en casa más tarde…

Cuando todos nos subimos al coche para ir a casa, mi primo consiguió por fin robar algunas de mis bayas. No pude soportarlo y le di una palmada en la nuca, tras lo cual mi padre me quitó el balde y me dijo que no comería nada en absoluto. No sé qué pasó finalmente con mis bayas.

Han pasado más de 20 años, pero me acuerdo demasiado bien de esa situación y ese sentimiento de injusticia.

11.

Hace unos meses, antes de la selectividad, mi madre me criticaba a escondidas diciendo que su hijo no iba a llegar a nada y que con suerte iba a sacar un cinco. La semana pasada me dieron las notas de la selectividad, y tras un gran esfuerzo, saqué un 12,62. Ayer mi madre me dijo lo orgullosa que estaba y que siempre había confiado en mi. Asco de Madre. Asco de vida.

12.

Cuando tenía unos 13 o 14 años, viví un enfrentamiento al estilo de “¿quién lo hizo?”. Concretamente, un intento de mi padre por hacerme confesar, ignorando mis argumentos sobre mi inocencia. Mi padre seguía presionándome con argumentos morales “¿Te he enseñado a mentir? Dime, ¿acaso te he enseñado a mentir?”.

Acabé tan casada que solo quería confesar que era culpable, pero finalmente me llegó la iluminación y dije: “Esta es la verdad, y esto es lo que quieres escuchar en este momento”. Mi padre guardó silencio, suspiró y sus presiones terminaron ahí. Después de eso, no hubo más problemas de confianza.

1x14 ImNotGoingWithYou

13.

Mi tía nos contó que el hijo de una amiga suya quería ser una chica, y que su madre le apoyó. Mi padre dijo “habría que meter a esos dos en el manicomio, si mi hijo tomara esa decisión como mínimo le echaría de casa”. Como yo no estaba de acuerdo con mi padre, me empezaron a insultar a mí.

14.

Mi madre es autora de varios libros. Ahora ha empezado a tener éxito, y sus ventas están creciendo. Recuerdo que ella siempre desaparecía en su habitación, donde escribió muchos, muchos libros diferentes en más de 10 años. Y yo jugaba sola y la echaba de menos…

Hace poco decidí leer uno de sus libros y en la primera página vi la anotación: “Dedicado a mi hija, perdón por la ausencia de una madre en tu vida”. Conmovedor, sí, pero mi corazón ya no podía sentir nada.

Y tú, ¿alguna vez te has visto envuelto en una situación similar?

Deja un comentario